Actualizado 16/01/2007 16:11 CET

Osasuna y Atlético protagonizan un nuevo duelo con una vida para Europa en juego

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Osasuna y Atlético de Madrid, tras el empate sumado (1-1) en la ida y antes de medirse este sábado en la jornada 19 de la Liga, afrontan mañana un duelo que meterá al ganador en los cuartos de final de la Copa del Rey y le mantendrá con una de las vidas para jugar la próxima campaña en Europa.

Los locales apelarán al buen juego que despliegan en su feudo y los visitantes a su efectividad lejos del Calderón, lo que augura un encuentro vibrante, de lucha y pelea. El conjunto navarro vive aún la dulce resaca del festín que se dio ante el Betis (5-1), pero ello no debe traducirse en una laxitud que resultaría perjudicial.

La confianza reina en la plantilla de Osasuna, dispuesta a aprovechar su buen momento para dejar en la cuneta a un rival que le motiva por su calidad y por la presencia en el banquillo de Aguirre, el técnico que llevó a los navarros a lo más alto.

La consigna es no especular con el resultado y salir a por la victoria. Ziganda dispondrá de toda su plantilla, a excepción de la consabida baja de Ludovic Delporte, lesionado con una rotura fibrilar en el bíceps femoral derecho, aunque el once no lo decidirá hasta mañana.

Por su parte, los rojiblancos, que brillaron el pasado fin de semana en Vigo y están viendo como la conexión Agüero-Torres funciona, siguen aspirando a estar en puestos de 'Champions', pero no quieren desperdiciar esta opción, por lo que están obligados a ganar.

Algo que no consiguen en El Sadar desde 1994 y que nunca han logrado en la Copa y que mañana es imprescindible en un duelo en el que podría reaparecer Leo Franco, que ha entrado en la convocatoria, aunque Aguirre se lleva a 21 jugadores debido a que algunos arrastran distintos golpes.

DEPORTIVO Y MALLORCA BUSCAN CONFIRMAR SU MEJORÍA.

Además, la jornada deparará un choque muy atractivo entre Deportivo y Mallorca en Riazor, dos equipos que están protagonizando una temporada muy irregular, pero que llegan en uno de sus mejores momentos a este duelo.

El equipo gallego afronta el partido con la ventaja del 1-2 conseguido en Son Moix, por lo que no debería tener problemas para conseguir la clasificación, aunque el Mallorca confía en dejar constancia de su mejoría y mostrar buena cara.

Los gallegos llegan de empatar con el 'Recre' y, tras doblegar al Real Madrid en el estreno del año parecen haber salido del pozo en el que se vieron sumergidos a finales de 2006 y seguir en la Copa es una magnífica vía para estar en Europa la próxima campaña.

Ese sería también el deseo del Mallorca, que dio la campanada con su victoria ante el líder, el Sevilla, quebrando el fortín inexpugnable en el que se había convertido el Sánchez Pizjuán. Decimocuarto y decimoquinto en la clasificación, sólo separados por un punto, alejarse de la zona de descenso es el objetivo principal, aunque estar en cuartos de final sería una gran inyección de moral.

TRÁMITE PARA EL ZARAGOZA.

En La Romareda, Zaragoza y Málaga afrontan un partido convertido en mero trámite, tras el contundente 0-3 conseguido por los maños en la ida. Por eso mismo, y tras el revés encajado ante el Madrid en Liga, el técnico local, Víctor Fernández, reservará a la gran mayoría de sus habituales titulares y alineará un 'once' de circunstancias, pensando en el próximo compromiso liguero.

Similar, aunque por razones opuestas, es el planteamiento del Málaga, cuyo técnico, Juan Ramón Muñiz, da claramente por perdida la eliminatoria y se vuelca ya en la difícil lucha por el ascenso a Primera. Así, el preparados malaguista ha incluido a cuatro juveniles y al descartado Manu en la convocatoria para este partido.

EL SEVILLA, OBLIGADO A VOLVER A GANAR.

En el Sánchez Pizjuán el Sevilla, que no sabe aún lo que es ganar en 2007, recibe al Rayo Vallecano, con el que empató en la ida a cero, y que aspira a dar una sonada 'campanada' en el campo del vigente líder de Primera. Los locales son claros favoritos, pero su técnico, Juande Ramos, ha confeccionado una convocatoria llena de habituales titulares en Liga.

Consciente de que sólo le sirve la victoria, el manchego sabe que la Copa es uno de los objetivos del Sevilla este año, y ya ha adelantado que piensa poner "a los mejores" en el choque de mañana para, de paso, quebrar la tradicional que persigue a los sevillistas en este torneo.

Para el Rayo, único Segunda B que sigue en liza y que marcha líder de su grupo en dicha categoría, la palabra que define esta visita a Nervión es "ilusión". Los madrileños saben que lo tienen difícil, dado el potencial del rival, y que su pelea no es otra que la de intentar subir a Segunda, aunque su entrenador, el ex delantero del Betis Pepe Mel, no renuncia a 'liquidar' a otra víctima sonada tras deshacerse anteriormente del Espanyol, el campeón de Copa del año pasado.

EL VALENCIA ESPERA MANTENER SU BUENA RACHA ANTE UN DURO GETAFE.

El Valencia, en plena racha de imbatibilidad después de seis partidos, recibe a un Getafe que está obligado a marcar si quiere tener opciones de clasificarse para los cuartos de final de la Copa del Rey. El conjunto que entrena Quique Sánchez Flores acumula seis partidos sin perder entre Liga y Copa y el único que ha empatado fue el de la semana pasada en el Coliseum Alfonso Pérez.

El técnico del Valencia podría contar con Cañizares en la portería, en lugar del joven francés Butelle, al que ve intranquilo por su futuro. El resto del equipo será el que jugó contra el Levante con la posible inclusión de Joaquín como interior diestro.

Sánchez Flores tiene las bajas de Vicente y Baraja, además de los lesionados de larga duración. Esto permitirá que Silva continúe como interior zurdo y que el portugués Hugo Viana sea el que lleve la manija del equipo.

El Getafe llega repleto de moral después de la victoria por 1-3 en Liga ante el Nàstic. El conjunto que Schuster está convencido de que puede dar la campanada en Mestalla y colarse por primera vez en su historia en los cuartos. Para ello, jugará con el equipo de gala, por lo que muchos de los participaron en la ida podrían quedarse en el banquillo.

EL VILLARREAL NO QUIERE DAR LA SORPRESA.

Finalmente, el Villarreal intentará hacer buena la victoria 'in extremis' ante el Athletic de Bilbao con la clasificación para los cuartos de final de la Copa del Rey, pero para ello tendrá que remontar el 2-1 ante el Real Valladolid de la semana pasada.

Pellegrini estrena nuevo contrato después de que el lunes ampliara una temporada más su relación con la entidad, gesto huele a victoria en el pulso que el técnico mantiene con Riquelme, fuera de la convocatoria por cuarto partido consecutivo. El técnico no podrá contar con los lesionados Javi Venta, Jose Mari, Peña y no ha convocado a Tacchinardi, pero confía en Matías Fernández que todavía no se ha estrenado con la camiseta amarilla.

Por su parte, el líder de Segunda, avalado por las 14 jornadas que lleva sin perder en la Liga BBVA, llega con el dilema de encerrarse para intentar hacer bueno el resultado de la ida. El equipo pucelano llega a El Madrigal después de ganar por 0-2 al Albacete a domicilio con goles de Llorente, que ya le marcó al Villarreal y de Mario Suárez que no podrá estar en el partido por lesión, como tampoco estará Pedro López con problemas en el gemelo izquierdo.