Faubel, "optimista" para mañana, asegura que él y Talmacsi se tienen "mucho respeto"

Actualizado 20/10/2007 15:50:52 CET

SEPANG (MALASIA), 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El español Héctor Faubel (Aprilia), feliz por conseguir la 'pole' en los 125cc del Gran Premio de Malasia, penúltima prueba del Mundial de motociclismo, y "optimista" para la carrera de mañana, asegura que él y su compañero de equipo Gabor Talmacsi se tienen "mucho respeto".

El húngaro le aventaja en un punto al frente del Mundial y mañana saldrá en la segunda plaza en la parrilla, por lo que se augura una nueva batalla entre los dos pilotos del equipo de Jorge Martínez 'Aspar'.

"Estoy muy contento del trabajo que se ha hecho hoy tras los problemas de ayer", expresó Faubel, que en los entrenamientos de ayer no pudo lograr tiempo de clasificación debido a los problemas que tuvo por culpa de la lluvia.

Ahora, "la moto está perfecta" y va "muy rápida", lo que le hace ser "optimista para mañana". "La primera parte del entrenamiento ha ido muy bien, con el neumático viejo, y luego con los nuevos ha sido una pelea dura con Gabor. Creo que incluso podría haber mejorado mi mejor tiempo. De todas formas, la 'pole' no me preocupaba demasiado, y en lo que pienso de verdad es en la carrera de mañana, aunque es una buena ayuda moral".

TALMACSI: "MAÑANA ESTAREMOS ANTE OTRA GRAN BATALLA".

"Gabor y yo nos tenemos mucho respeto, y será una lucha no sólo por la victoria sino por el título", auguró el piloto. Su compañero también se mostró "satisfecho" y bromeó con los resultados tan parejos que están protagonizando ambos. "Cuando yo voy rápido, él también y cuando yo lo soy menos es no está entre los primeros. Esto hace que el Mundial esté más emocionante", dijo Talmacsi.

"Hoy parece que los dos hemos ido a más del cien por cien. No he estado intentando hacer una vuelta rápida, si no más bien coger un buen ritmo. Desgraciadamente, en el principio de la sesión mi motor no tenía suficiente fuerza, así que he entrado para solucionarlo", explicó el húngaro.

Luego, en el cambio de neumáticos, las cosas fueron a mejor. "Al final he intentado bajar el mejor tiempo otra vez, pero la moto deslizaba ya demasiado. De todas formas, mi ritmo es bueno y mañana estaremos otra vez ante una gran batalla", confió.