Publicado 02/06/2016 20:39CET

Lorenzo y Márquez prosiguen su batalla en casa lejos del territorio hostil

  Jorge Lorenzo,Marc Marquez
YAMAHA MOTOR RACING SRL

MONTMELÓ (BARCELONA), 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los pilotos españoles Jorge Lorenzo (Yamaha) y Marc Márquez (Repsol Honda) intentarán proseguir con su batalla particular por dominar el Mundial de MotoGP en el Gran Premio de Catalunya que se disputa este fin de semana en el Circuit de Barcelona-Catalunya, territorio en principio favorable a ambos y contrario al ambiente hostil que encontraron en Mugello.

Pese a la presencia de los 'tifosi' de Valentino Rossi en el circuito italiano, la gran batalla no la dio un 'Dottore' que se quedó sin motor en su Yamaha y fuera de carrera sino que la brindaron Lorenzo y Márquez con dos últimas vueltas para recordar y, en concreto, un último giro espectacular del que salió vencedor Lorenzo.

El mallorquín superó casi sobre la misma línea de meta a un Márquez que salió primero de la última curva pero que vio cómo la Yamaha le ganaba en velocidad punta y potencia para dar el triunfo a Lorenzo por 19 milésimas de segundo. Un final de 'photo finish' que dejó líder al vigente campeón del Mundial.

Lorenzo tiene 10 puntos de diferencia sobre Marc Márquez, quien intentará devolverle la moneda en Montmeló, un trazado donde la Yamaha rinde pero se equipará más a la Honda del de Cervera. Eso sí, Lorenzo ha ganado cuatro de las últimas seis carreras en el Circuit de Barcelona-Catalunya y sabe que está ante una gran oportunidad de poner más tierra de por medio.

Esa decena de puntos no son nada en comparación con los 300 puntos en juego que quedan en este Mundial tan ajustado y competido. Pero Lorenzo sabe mejor que nadie que la presión es para Márquez, para Rossi, que está a 37 puntos de Lorenzo, o incluso para Dani Pedrosa (Repsol Honda), si bien parece que el Mundial lo pugnarán Márquez, Lorenzo y Rossi.

El año pasado el vencedor en Montmeló fue Lorenzo, quien se impuso a su compañero de equipo. Por su parte, una salida demasiado agresiva de Márquez acabó con el de Cervera por los suelos en la segunda vuelta. Un escenario que el '93' tiene claro que no quiere que se repita. Sí luchará a muerte si puede optar al triunfo, pero de lo contrario será más conservador.

Y es que la lucha por el Mundial está, tras las seis primeras carreras, al rojo vivo. Este Gran Premio de Catalunya, séptima cita del campeonato, puede ser una prolongación de la lucha en Mugello, puede incorporar a Rossi en la pugna si en Yamaha dejan atrás los problemas electrónicos en su motor y, además, sumar a un Pedrosa o unos hermanos Espargaró y Maverick Viñales que también corren en casa.

'CAMBIOS ESPARGARÓ'

De hecho, los hermanos Espargaró han sido unos de los protagonistas en la previa de este Gran Premio. Pol Espargaró anunció que deja el Monster Yamaha Tech3 a final de temporada para enrolarse en la "loca y dura" aventura de KTM en su aparición como equipo oficial en el próximo Mundial de MotoGP.

Por su parte, Aleix Espargaró dejó abierto su futuro al asegurar que, pese a que su prioridad es seguir en Suzuki junto a Andrea Iannone, no se siente valorado en la firma nipona y apuntar que tiene varias ofertas sobre la mesa. El mayor de los hermanos puso la puntilla a una previa en la que también fue noticia Marc Márquez al anunciar y confirmar un secreto a voces; seguirá en Repsol Honda hasta 2018.

Aleix Espargaró, por cierto, se cayó el año pasado en las últimas vueltas de la carrera en Catalunya cuando rodaba cuarto tras haber firmado la 'pole position' con una Suzuki lenta, como él mismo ha reconocido, respecto a la actual. Así que tanto a él como a Maverick Viñales, cada vez más tranquilo tras anunciar su fichaje por Yamaha tras el cambio de Lorenzo a Ducati, deberán ser tenidos en cuenta de cara al triunfo el domingo.