Actualizado 03/12/2014 23:49 CET

El CSD avanza la posibilidad de "cerrar las gradas" donde se instalen grupos radicales e incluso "cerrar campos"

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, ha avanzado este lunes la posibilidad de "cerrar las gradas" donde se instalen grupos radicales e incluso "cerrar campos" tras la batalla campal en el Manzanares entre hinchas del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña, que se saldó con la muerte de una persona.

Cardenal ha mostrado su plena confianza en que la reunión vivida este lunes en el organismo para tratar los hechos de ayer domingo entre los radicales del Atlético de Madrid y del Deportivo de La Coruña significarán "un antes y un después para acabar con la violencia en los estadios".

"Los lugares donde podemos actuar están claros. Esta fecha es un antes y un después con lo que es la violencia en los estadios", ha aseverado Cardenal en rueda de prensa, donde dejó claro que cuentan "con una legislación avanzada", pero que si no se "acompaña de prácticas es imposible sancionar".

"Disponemos de excelentes instrumentos y magníficos profesionales, pero cuando ocurre algo como esto hay que reflexionar. No tengo la menor duda de que el compromiso del fútbol es claro, contundente y que va a ser eficaz", ha añadido.

Entre estas medidas ha citado la de "cerrar las gradas" donde se instalen estos grupos radicales e incluso "cerrar campos", para lo que buscarán "prohibir la venta de abonos en determinadas localidades" donde sepan que puede haber aficionados violentos.

Sobre el cierre parcial de las gradas, el dirigente ha recordado que se trata ya "de una medida implantada en la UEFA y que se ha aplicado en España en las competiciones internacionales". "Aquí sólo tenemos contemplado el cierre de los estadios y lo que nos llega de los expertos internacionales es que es una medida eficaz este cierre de las gradas", ha apuntado.

Por ello, ha subrayado que están listos para "sancionar con extrema dureza a cualquier club que tenga una actitud connivente con estos aficionados", aunque aclaró que tanto los responsables del Atlético como del Deportivo habían pedido "la identificación de los detenidos para proceder a su expulsión" en el caso de que fuesen socios o abonados. "Que no tengan sitio en los estadios ni en el entorno de los campos de fútbol", ha declarado.

"Se nos ha invitado a elaborar un listado de grupos violentos para eliminarlos y hacerlo en un plazo de tiempo", prosiguió Cardenal que, preguntado por la no existencia aún de una lista oficial de estos grupos, recordó que hay "muchas listas de criminalidad en el mundo" e insistió que "lo mucho" que se ha "avanzado en este tiempo" en medidas contra los violentos.

En este sentido, ha advertido de que la LFP "se ha ofrecido para crear una unidad para eliminar la violencia" e invitó a que "todas las instancias sociales se unan en este propósito extraordinariamente importante".

Finalmente, el secretario de Estado para el Deporte ha remarcado que la Policía Nacional no sabía "el número de entradas" repartidas y que alguien se "aprovechó" de conseguirlas por un cauce no oficial. "Estos radicales tuvieron un propósito deliberado de eludir el control de la policía. No tuvimos el más mínimo indicio ni noticia por parte de nadie que nos señalara que se pudiera estar gestando un evento violento", ha lamentado.