Actualizado 03/04/2007 22:30 CET

Rally.- Monterde (Nissan): "Ha sido una pena que tuviéramos que parar a arreglar el coche porque hoy respondimos bien"

EL BORMA (TÚNEZ), 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El español José Luis Monterde y su copiloto, el belga Jean Marie Lurquin, undécimos en la tercera etapa del Rally de Túnez, que concluyó en la ciudad de El Borma, lamentaron haber dejado escapar la oportunidad de completar una buena actuación porque, cuando iban en tercera posición, tuvieron que parar a arreglar el diferencial de su coche.

El piloto español destacó la solvencia tanto de su coche como del trabajo de su copiloto. "Ha sido una pena que tuviéramos que parar a arreglar el coche porque, hasta el momento, nos respondió muy bien", indicó Monterde. "Nos dimos cuenta por casualidad y, de hecho, hasta ese momento, erámos de los pocos que no nos habíamos perdido gracias a la buena navegación", señaló.

"Habíamos parado a cambiar un neumático pinchado cuando vimos que todo el buje estaba lleno de aceite y enseguida comprobamos que una soldadura del diferencial había cedido por completo", comentó el piloto de Tecnocastellón, que realizó una reparación de urgencia para intentar llegar a la asistencia, situada a unos 75 kilómetros.

Monterde subrayó que a partir de la avería, "el coche no logró alcanzar el mismo ritmo". "Seguimos a un ritmo muy lento hasta el tercer control, donde estaba la asistencia". "Y allí los mecánicos solucionaron el problema en menos de media hora, soldando y reforzando toda la pieza", apuntó.

A pesar del incidente, Monterde, que marcó el undécimo mejor crono en esta tercera etapa sobre 466 kilómetros, 341 de especial, destacó el buen funcionamiento de su vehículo. "El coche me ha parecido muy manejable y se defiende bien en la arena". "Hoy teníamos un par de sitios bastante complicados al principio de la especial y los hemos pasado sin problemas, aunque es verdad que en las zonas rápidas le falta un poco de potencia y de velocidad punta", sentenció.