Publicado 06/08/2021 19:03CET

García Bragado se retira: "Me voy con el objetivo cumplido, ahora espero seguir ligado a esta pasión"

Jesus Angel "Chuso" Garcia Bragado, atleta español de 50 kilómetros marcha
Jesus Angel "Chuso" Garcia Bragado, atleta español de 50 kilómetros marcha - Irina R. Hipolito / AFP7 / Europa Press

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El marchador español Jesús Ángel García Bragado anunció su retirada del atletismo este viernes tras finalizar la prueba de los 50 kms marcha en los Juegos Olímpicos de Tokio con un récord histórico, su octava participación en una cita olímpica 30 años después de su debut en Barcelona '92.

"Se podría anunciar mi retirada y cierro una etapa muy larga de mi vida que comenzó en los Juegos de Barcelona, o incluso un poquito antes, y que termina en otros Juegos 30 años después en Japón. He logrado algo que ningún atleta antes había conseguido, estar en ocho Juegos y esto lo hace un poco excepcional", indicó 'Chuso' García Bragado, que concluyó el 35º este viernes en Sapporo, escenario de la prueba de marcha.

"Lo he hecho porque me apasiona (más allá del récord) y porque quería despedirme aquí. Quería retirarme aquí. Me voy con el objetivo cumplido, cierro una etapa muy larga de mi vida, y ahora espero seguir en otra etapa nueva que empiezo ligado al atletismo que es mi pasión", añadió el corredor madrileño.

En relación a la prueba, García Bragado explicó que su objetivo "lógicamente era poder estar en Japón". "Era aquí donde quería poner el punto y final. Volví al atletismo después de los Juegos de Río, decidí volver después del parón de 2017 y al final el Mundial de Doha me permitió estar aquí. Y aquí hemos estado y hemos conseguido terminar", dijo.

"Y lógicamente con las dificultades de haber tenido un año y medio más por los motivos que todos sabemos... Salí del confinamiento con una cadera bastante maltrecha y afortunadamente el doctor Manel Rivas, a Andreu, que siempre han estado dispuestos a poner los medios para encontrar soluciones con infiltraciones casi mensuales. Esto ha permitido aguantar y hoy he salido a competir sin pensar en la cadera", agregó.

"Tenía muchas ganas de poder hacerlo bien, pero realmente se me ha echado el tiempo encima. En Doha, el Mundial fue casi en octubre y esos dos mesecitos me ayudaron mucho. Aquí ha sido en agosto y se me ha echado el tiempo encima. No he llegado con la preparación que me hubiera gustado para optimizar de la mejor manera posible y haber entrenado más en cámara climática y prepararnos para este calor húmedo", reconoció.

"Me han faltado entrenamientos básicos para un marchador de 50 y lógicamente la edad no perdona. Me ha dificultado hacer una planificación más ideal para esta prueba. Al final, la cabeza quería más que las piernas y en las últimas diez vueltas el pulso ya indicaba que iba muy alto para el ritmo que llevaba. Era un gasto cardíaco enorme", admitió.

"Quería estar en puestos delanteros con Marc Tur, ahí es donde quería meterme, cerca de los 20 primeros, pero no pude enlazar porque las piernas no iban como tenían que ir. Me limité a minimizar y terminar lo más dignamente posible para llegar enterito al final de la prueba y poderme despedir de estos últimos 50kms en los Juegos y para mí, que era mi última competición oficialmente", sentenció.

Para leer más