Tokio inicia su cuenta atrás de un año para acoger los Juegos

Publicado 23/07/2019 18:07:48CET
Jacques Rogge anuncia a Tokio como sede de los Juegos de 2020
Jacques Rogge anuncia a Tokio como sede de los Juegos de 2020REUTERS - Archivo

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Tokio inicia este miércoles la simbólica cuenta atrás final para albergar el año que viene, y por segunda vez en su historia, los Juegos Olímpicos de Verano, una cita que tiene bien encarrilada a nivel organizativo.

El 7 de septiembre de 2013, en Buenos Aires, la capital japonesa logró batir claramente en la votación final a Estambul, sorprendente finalista que había dejado fuera de forma inesperada y tras un desempate a Madrid y su tercer intento.

A partir de este miércoles 24 quedará un año para la celebración de la Ceremonia de Inauguración en el nuevo Estadio Olímpico de Tokio, uno de los iniciales quebraderos de cabeza para el Comité Organizador y de un proyecto que ahora ya parece firmente asentado, pero que ha pasado por problemas como los de las acusaciones de plagio a su logo o de las acusaciones de corrupción sobre la candidatura y su designación que obligaron a dimitir a Tsunekazu Takeda, presidente del Comité Olímpico Japonés.

Pese a la confianza en la eficiencia organizativa de un país volcado con el evento y con una ciudad moderna en sus infraestructuras que aprovecha el legado que le dejaron los primeros Juegos albergados en 1964, la candidatura japonesa no ha podido evitar el descontrol en el coste presupuestario, que pasó del inicial de 7.000 millones de dólares al de más de 12.000 (12,6) revelado el pasado mes de diciembre.

A nivel de infraestructuras, el panorama es muy esperanzador y el Estadio Olímpico, el eje central de la cita, con capacidad para 60.000 espectadores y con un coste de 1.250 millones de dólares, mucho menor del que estaba previsto para una obra inicialmente encargada a la fallecida Zaha Hadid y de más de 2.200 millones.

Erigido sobre el antiguo recinto, su construcción recayó sobre el arquitecto japonés Kengo Kuma y tiene como objetivo encarnar la conexión de Japón con la naturaleza. Los preparativos finales estarán completos antes de un evento de inauguración para el público el 21 de diciembre.

El escenario de las dos ceremonias y de las pruebas de atletismo y el fútbol es uno de los ocho nuevos recintos de competición que se han construido para estos Juegos, cinco de ellos ya terminados y con el Ariake Arena (Voleibol), al 83 por ciento, y el Centro Acuático, al 75. Las instalaciones están divididas en la 'Zona de Patrimonio' y la 'Zona de la Bahía de Tokio', en cuya intersección se encuentra la Villa Olímpica, cuyas residencias se concluirán en diciembre. Además de estas ocho, hay otras 25 ya existentes y 10 temporales.

JUEGOS VANGUARDISTAS

El fervor por los Juegos se ha reflejado en la venta de entradas, con 3,2 millones vendidas en la primera fase, mientras que la población se ha volcado para ser uno de los necesarios voluntarios durante el próximo verano, recibiendo un total de 200.000 de dentro y fuera del país.

El cuidado del medioambiente se ha visto también reflejado con las medallas diseñadas con materiales reciclados, mientras que la tradición tecnológica puntera tan propia de Japón sobresaldrá igualmente. Así, Toyota ha fabricado cinco robots destinados a ayudar a los espectadores, deportistas y funcionarios, habrá lluvias de estrellas artificiales, las Ceremonias de Inauguración y Clausura seguramente tendrá alguna sorpresa en este sentido.

En cuanto al temor de un posible terremoto, el Comité Organizador también ha trabajado para garantizar la seguridad de los espectadores y la compañía 'Bridgestone' ha instalado sus rodamientos de aislamiento sísmico de última generación en el Centro Acuático y el Ariake Arena.

Más quebradero de cabeza provocan las altas temperaturas que suelen azotar el país en esas fechas y que en julio del año pasado acabaron con la vida de una decena de personas en la capital. Los organizadores se esmeran en trabajar para facilitar las condiciones más 'amables' tanto a los deportistas como a los visitantes, también inmersos ya en esta cuenta atrás.

Contador

Para leer más