Actualizado 29/04/2007 21:25 CET

Rafa Nadal: "Estoy en el mejor momento de mi carrera"

BARCELONA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Rafael Nadal aseguró esta tarde, tras lograr por tercer año consecutivo el Open Seat Trofeo Conde de Godó, que se encuentra en "el mejor momento" de su carrera, aunque considera que puede continuar mejorando su juego y que sabe que puede perder "pronto" su racha de imbatibilidad, la mejor de la historia en tierra batida, donde acumula 72 partidos consecutivos sin perder, entre ellos 12 finales en torneos del circuito ATP.

El número dos del mundo no pierde un partido en arcilla desde el 8 de abril de 2005, ante el ruso Igor Andreev en el torneo de Valencia, y desde entonces lo ha ganado todo en tierra, un total de 12 títulos, entre los que figuran sus dos Roland Garros, otros tantos Masters Series de Roma, en los que este año buscará ganar por tercera vez consecutiva como ya ha hecho en Barcelona y la semana pasada en el Masters Series de Montecarlo.

Nadal suma con este Godó su vigésimo título ATP, el tercero este año tras Montecarlo y el Masters Series de Indian Wells, éste un triunfo en cemento que señala como clave para su actual momento de confianza, así como el torneo de Dubai, también en cemento, donde cayó en los cuartos de final ante el ruso Mikhail Youzhny. El mallorquín, que este año cumple los 20, se siente mejor que nunca.

"Estoy muy contento por haber ganado por tercer año en Barcelona, esto es como un sueño y el primero ya fue increíble, pero ahora no tengo que bajar, sino seguir por este camino que también ha tenido momentos difíciles, como hace unos meses, cuando llevaba ocho meses sin ganar un torneo. Ahora ya llevo tres este año, he luchado mucho para volver a mi mejor nivel y creo que estoy en el mejor momento de mi carrera", explicó.

"Ganar en Indian Wells me dio una gran confianza y también creo que a partir de Dubai ha habido un cambio de juego y he mejorado mucho, sobre todo la volea y el revés, y eso se nota durante los partidos porque te permite tener más recursos", prosiguió, tras haber subrayado la dificultad de vencer en la final al argentino Guillermo Cañas, al que derrotó por 6-3 y 6-4, debido a la fortaleza física y acierto del rival.

Nadal sólo cedió dos bolas de 'break' a Cañas durante todo el partido, en el primer juego, y mantuvo su racha en tierra, donde esta temporada no ha cedido un solo set, pero reconoció haber tenido más problemas ante el argentino que en la semifinal ante el español David Ferrer. "Cañas es un jugador más frontón, que juega desde atrás y te va esperando. Si no tienes paciencia, es prácticamente imposible ganarle, porque con uno, dos o tres golpes no lo puedes desbordar", señaló.

"MI OBJETIVO ES SENTIR CADA AÑO QUE HE MEJORADO"

Ahora, asume el reto de intentar ganar en Roma y en Roland Garros por tercer año consecutivo, aunque antes de viajar a Italia disputará en Palma de Mallorca un partido de exhibición ante el número uno del mundo, Roger Federer, al que sigue teniendo como referencia, como demostró al declarar que todo jugador tiene margen de mejora. "Si lo tiene Federer, imagínate yo. Por muy bien que uno esté, siempre puede mejorar", afirmó.

"Con sólo 20 años no puedo pensar que ya no puedo mejorar. Mi objetivo es sentir cada año que he mejorado", agregó, citando como aspectos a pulir su servicio o la agresividad en su juego, "aunque todo se puede mejorar", dijo. Igualmente, volvió a manifestar que en cualquier momento puede concluir su racha de imbatibilidad en tierra batida. "Lo normal es perder pronto porque llevo mucho tiempo ganando y en cualquier partido se puede perder", señaló.

Nadal celebró haber tenido "la suerte de no perder en tanto tiempo y de no haber perdido un set" en lo que va de año en tierra batida, donde hasta ahora ha competido y ganado en Montecarlo y en Barcelona. Además, tuvo palabras de elogio para su rival en la final, el argentino Guillermo Cañas, número 27 del mundo antes de su actuación en el Godó y que llegó a ser octavo en junio de 2005 antes de estar 15 meses sin jugar sancionado por dopaje.

El español dijo confiar en la palabra de Cañas, que siempre ha defendido su inocencia desde que le detectaron un diurético en su orina, sustancia prohibida por servir para ocultar otros productos dopantes, y destacó su fuerza para haber regresado a la elite de la competición, en la que este año en Costa Do Sauipe (Brasil) el argentino ha sumado el séptimo título ATP de su carrera y el primero desde su sanción.

"Yo no puedo dictaminar si la sanción fue justa o no porque no sé lo que pasó, pero Willy es un buen compañero y yo le creo en que no quiso hacer trampas y que no hizo nada a propósito", comentó Rafa Nadal, que, sobre todo, ensalzó el carácter del veterano jugador argentino, que en noviembre cumplirá 30 años, "porque ha demostrado una fortaleza mental increíble y no es nada fácil volver a donde ha llegado después de tanto tiempo sin jugar", concluyó.