Abejas asiáticas contra avispas: Así es el hipnótico y ondeante mecanismo de defensa de las abejas

Abejas asiática grandes
YOUTUBE
Actualizado 21/01/2019 15:03:44 CET

EDIZIONES, 21 de mar.

La relación entre cazador y presa forma parte del ciclo de la vida de muchos animales. En el caso de las avispas y las abejas recolectoras de la miel, son las primeras las que suelen atacar a las segundas cuando éstas están encima de las flores y también a la entrada de las colmenas. Cuando las agarran, hay veces en que se las llevan a los nidos de avispas, donde las consumen.

Por lo general, las abejas no suponen una amenaza real para las avispas, pues no son capaces de efectuar una defensa eficaz ante sus ataques. Este es el caso de las abejas europeas frente a las avispas asiáticas. Sin embargo, existen excepciones.

En el caso de la Apis Dorsata, conocida como la abeja asiática grande, sí existe un mecanismo de defensa eficaz contra sus depredadoras las avispas que tratan de atacar los nidos. Se trata de una especie de danza coordinada en la que el vaivén de las abejas simula una onda que sube y baja produciendo un movimiento entre fascinante e hipnótico.

En un vídeo viral difundido en YouTube a mediados de mes, y que cuenta con más de 360.000 visualizaciones, se puede apreciar cómo las abejas que forman la capa exterior del nido empujan sus abdómenes 90 grados hacia arriba y los agitan de manera sincrónica.

Según la información proporcionada junto al vídeo, este movimiento puede ir acompañado de rozaduras en las alas, señal que se transmite a los trabajadores cercanos que también adoptan la postura, creando un efecto "ondulante" visible y audible.

Estos patrones ondulados repelen a las avispas que se acercan demasiado a los nidos de estas abejas y sirven para confundir a la avispa. Al mismo tiempo, ésta no se puede concentrar en capturar una abeja o en obtener comida del nido, por lo que optará por irse y buscar otras presas más fáciles".