Actualizado 15/12/2016 15:31 CET

Efraín, de 13 años, se emociona al ser el primero de su familia en graduarse en la escuela

Efraín, niño de 13 años que es el primero en graduarse de toda la familia
TWITTER/ROLYÁLVAREZ

   EDIZIONES, 15 Dic.

Efraín es un niño de 13 años que vive en un pequeño pueblo de la Pampa Argentina que acaba de graduarse en la escuela. Hasta este momento parece algo normal y habitual, pero no es así. La historia tiene más miga. Efraín se ha graduado en la escuela Nº239 de la zona rural de la Pampa Chica, en Chaco, Argentina. Iba todos los días al colegio andando desde su casa a algo mas de 6 kilómetros de distancia. Con frio, lluvia o viento, Efraín nunca faltaba, recorriendo los 6 kilómetros de ida y los mismos 6 de vuelta.

Para empezar, eso ya son ganas de querer ir al colegio y aprender. No es fácil que un chico tan pequeño lo haga cada día. Pero la historia no acaba ahí. El motivo por el que tiene que recorrer esa distancia es porque vive, junto a su hermana menor de 10 años, en casa de su abuelo, ya que su madre les dejó allí para no volver.

Aún queda algo más. Es cierto que siempre es motivo de orgullo familiar el que un niño se gradúe en la escuela, pero se siente aún más orgullo cuando es el primero de TODA la familia, incluido abuelos, padres, tíos y demás. Efraín es el primero. Desde luego, motivos más que suficientes tienen para estar orgullosos de él. Y de sí mismo.

El día de la graduación de Efraín, acudieron el abuelo, su tío y su hermana. Y una de las profesoras del centro, Anita Artaza, hizo una foto de la familia emocionada al recoger el diploma acreditativo de grado: abuelo y nieto, ambos llevándose las manos a la cara para limpiarse las lágrimas de la emoción del acto. No podía ser de otra manera.

El diario argentino Clarín recogió declaraciones de toda la familia. Según este diario, Efraín asegura sentirse emocionado porque “logré lo que quería desde hace mucho, terminar la primaria. Y fui abanderado porque tuve las mejores notas del curso”. Su tío Sergio, que también vive con él aseguró: “Su abuelo y yo no pudimos terminar la primaria. En mi caso sólo pude llegar hasta segundo grado. Por eso Ángel se emocionó tanto, porque con lo poco que tenemos su nieto logró hacerlo. Es el primero de la casa”.

Efraín con profe

Ahora asistirá a la escuela secundaria. Pero su tío está preocupado, ya que queda aún más lejos, a unos 9 kilómetros. “Necesitaría una bicicleta para llegar a su nueva escuela. Además, nos faltan útiles y libros”. No saben aún cómo harán para que Efraín asista a la escuela, pero lo hará. De eso están seguros. Y es que viendo la determinación y superación de este chico (y por ende de toda su familia) seguro que llegará a ser todo lo que siempre ha querido ser: policía.