Economía/Empresas.- (Ampl.) ACS reduce un 11,7% el beneficio semestral, hasta 893 millones, por menores extraordinarios

Actualizado 30/07/2008 20:17:02 CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

ACS obtuvo un beneficio neto atribuido de 893 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un descenso del 11,7% respecto al mismo periodo 2007, informó hoy el grupo de construcción, servicios y energía.

La compañía que preside Florentino Pérez atribuyó el descenso del resultado neto a las plusvalías contabilizadas un año antes y a la no inclusión de la venta de autopistas chilenas a Abertis, por estar pendiente de autorizaciones administrativas. De haberse sumado, el beneficio neto habría crecido un 17,5%, hasta 1.188 millones.

Además, las participaciones que el grupo que preside Florentino Pérez tiene en la concesionaria Abertis (25,8%), la constructora alemana Hochtief (30%), y la eléctrica Iberdrola (12,4%) aportaron en conjunto 19,5 millones de euros al beneficio neto del grupo, un 39,9% menos en comparación a un año antes, por los mayores gastos financieros asociados a las inversiones realizadas en estas empresas.

La cifra de negocio de ACS creció un 12,25% entre enero y junio, hasta sumar 11.707 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.909 millones, un 11,7% más, gracias a los crecimientos experimentados por el área de energía (consolidación de la participación en Fenosa), y las de servicios medioambientales e industriales.

APORTACION DE FENOSA.

En cuanto a Unión Fenosa, eléctrica de la que ACS es primer accionista con una participación del 45,3% y consolida por participación global, pero que actualmente está en venta, elevó un 9,9% su aportación al beneficio neto semestral del grupo constructor, hasta sumar 153,2 millones.

Por cifra de negocio, la rama de energía de ACS, cuya cabecera es Fenosa, se equiparó con la tradicional de construcción en cuanto a a ingresos, con un 30% cada una de ellas. No obstante, la eléctrica aportó más de la mitad (el 59%) del Ebitda total del grupo, en tanto que la construcción generó un 14%.

En concreto, la 'pata' energética del grupo alcanzó una cifra de negocio de 3.393 millones de euros, un 19,2% más, mientras que la rama de construcción sólo aumentó los ingresos un 0,5%, hasta 3.584 millones.

ACS atribuyó el ligero aumento de esta división al incremento de su actividad en el exterior, que se duplicó y permitió compensar la "ralentización" del sector en el mercado doméstico. Pese a ello, el grupo logra un aumento del 9,7% en la actividad de edificación residencial que realiza para terceros.

Después se situó la división de servicios industriales, que generó ingresos por 3.290 millones de euros, el 28% del total y un 19,8% más respecto a 2007, también impulsada por la actividad internacional. La rama de servicios medioambientales, por su parte, elevó su facturación un 12,2%, hasta sumar 1.567 millones de euros.

ACS cerró la primera mitad del año con un endeudamiento financiero neto de 18.442 millones de euros, un 11,3% superior a la de un año antes, importe que casi duplica el patrimonio neto. Entre enero y junio el grupo ejecutó inversiones por 1.086 millones, un 46,1% menos.