Economía/Vivienda.- La Oficina Económica de Moncloa estima que los precios deben caer aún más para reactivar el sector

Actualizado 11/11/2008 19:40:13 CET

Prevé crecimientos de la economía "negativos o nulos" hasta el primer semestre de 2009

BILBAO, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno central, Javier Vallés, afirmó hoy que los precios de la vivienda son "excesivos" y están "sobrevalorados", por lo que aseguró que deben caer aún más para que se "restablezca la confianza en el mercado y entren los potenciales compradores".

Durante su intervención en una almuerzo coloquio organizado por el Club Financiero de Bilbao (CFB), Vallés recordó que diferentes estudios apuntan a que la corrección del precio necesaria para reactivar el sector debe oscilar entre el 10% ó el 15%. "Sin duda, tiene que caer (el precio de la vivienda) algo más de lo que hemos visto en las estadísticas oficiales", indicó.

Sobre la situación de la economía española, admitió que los últimos datos conocidos reflejan que la situación económica "no está mejorando", por lo que pronosticó un cuarto trimestre de 2008 con crecimientos "también negativos", lo que, en su opinión, demostraría que España entrará en "recesión", después de que el Banco de España haya pronosticado un crecimiento negativo (-0,2%) en el tercer trimestre.

Vallés, que descartó que la economía española vaya a pasar el próximo año de una situación de "recesión" a otra de "depresión", afirmó que "todo hace pensar" que esta situación de "crecimiento bajo o negativo" se mantendrá durante la primera parte del próximo año, aunque mejorará en el segundo semestre. "Durante la segunda parte de 2009 no estaremos en depresión, porque veremos la luz al final del túnel", indicó.

INCENTIVAR LA OBRA PÚBLICA.

Vallés se mostró partidario de que el Gobierno "incentive" la obra pública en momentos de dificultades para la economía, y afirmó que, en el último cuatrienio, el Estado ha invertido en ello alrededor del 1,5% del PIB. "En estos momentos de políticas fiscales contracíclicas potentes, hay que potenciar un esfuerzo superior a esa cifra, y en eso estamos", dijo.

Durante su exposición sobre "El estado actual de la economía española", ante un nutrido grupo de directivos de empresas vascas, Vallés aludió a los últimos acontecimientos financiero de septiembre y octubre "de intensidad y alcances inesperados", que aceleraron la crisis mundial y que, lejos de suponer una "turbulencia financiera menor", tuvo efectos "reales, claros y contundentes".

Afirmó que en España esta crisis ha obligado a "intensificar un ajuste" que el propio Gobierno preveía en 2007 debido a la "alta concentración de recursos en el sector inmobiliario", lo que, finalmente, ha terminado afectando al conjunto de su economía.

"Los indicadores siguen señalando que habrá un nuevo deterioro de la actividad. Es un panorama de debilidad muy fuerte de la actividad", manifestó.

Para hacer frente a esta situación, enumeró las medidas del Ejecutivo de Zapatero tanto de carácter financiero como "de apoyo a las capas de la sociedad más débiles, de impulso fiscal e impulso al empleo". Este plan de reactivación contribuirá, a su juicio, a "generar confianza", pero también a "recuperar las cifras de empleo y actividad a lo largo de 2009".

PRECIO DE LA ELECTRICIDAD.

Una vez concluida su intervención, y preguntado por la propuesta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) de incrementar un 30% el precio de la electricidad, Vallés se mostró rotundamente opuesto a esta medida.

El representante del Gobierno central señaló que la propuesta trata de eliminar el "supuesto" déficit tarifario acumulado, pero rechazó que éste deba ser eliminado "cargándolo sólo sobre los hombros de los consumidores".

"Hay que ver las alternativas para aminorar ese déficit tarifario, pero nunca se van a hacer subidas de esa magnitud. Ni de ésa, ni de la mitad", advirtió.

ENERGÍA NUCLEAR.

Vallés rechazó que, para paliar los efectos de la crisis económica y la dependencia energética exterior de España, el Ejecutivo se plantee recurrir a la energía atómica. "El Gobierno no está pensando en esa alternativa. La alternativa es incentivar las energías renovables", explicó.

Finalmente, aseguró que ésta última es, para el Gobierno Zapatero, una "alternativa mejor", porque "promueve la reducción de las emisiones de CO2 y desarrolla la inversión en I+D y fomenta la internacionalización de las empresas energéticas".