Economía/Empresas.- Greenpeace pide explicaciones a Trasmediterránea por vinculación con desguaces de barcos en India

Actualizado 24/08/2007 21:38:38 CET

La compañía niega la vinculación y confirma que vendió en 1998 su participación en la propietaria de un barco retenido en Almería

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La organización ecologista Greenpeace se ha dirigido por escrito al presidente de Acciona-Trasmediterránea, Juan Sáez, para solicitarle información información sobre la "vinculación" de la compañía con desguaces de barcos en la India, una práctica cada vez más habitual que suele generar la liberación de sustancias tóxicas al medio ambiente y poner en riesgo la salud de los trabajadores.

En concreto, los ecologistas preguntan al presidente de la compañía española cuál es su relación con la empresa Limadet, propietaria del barco 'Beni Ansar' (ahora 'Aqaba Express') que está retenido por el Ministerio de Medio Ambiente en el Puerto de Almería para evitar su desguace en la India.

No obstante, fuentes de la compañía señalaron que Acciona Trasmediterránea vendió en 1998 su participación en la empresa Limadet a un banco marroquí, que a su vez la vendió a una naviera pública del país alauí, naviera que fue enajenada recientemente.

De hecho, según consta en el contrato de compraventa, al que tuvo acceso Europa Press, la entonces Trasmediterránea vendió su 50 por ciento en Líneas Marítimas de Detroit (Limadet) al Banco Nacional para el Desarrollo Económico (BNDE) de Marruecos por un total de 1,8 millones de dirhams el 27 de marzo de 1998. Desde entonces la empresa española no tiene vinculación con la empresa.

En cualquier caso, el contrato establecía también que ambas partes se comprometían a inaugurar una etapa de relaciones "de confianza y duraderas", que se iban a concretar en la asistencia técnica de Trasmediterránea en favor de Limadet y en el establecimiento de "acuerdos de pool para la explotación de diferentes líneas", entre otros compromisos.

Por su parte, los ecologistas quieren conocer también "cuál es la política de Acciona Trasmediterránea respecto al desguace de sus barcos", ya que "los dos últimos buques desguazados por Trasmediterránea (el Ciudad de Cádiz y el Ciudad de Alicante) acabaron en las Playas de Alang (India)".

En el caso del 'Ciudad de Cádiz', propiedad de Trasmediterránea desde enero de 1981, Greenpeace señala que el 4 de marzo de 2003 pasó a llamarse 'Ciudad' y poseer bandera de Panamá y que el 2 de abril de 2003 llegó a Alang (India), donde fue desguazado.

En cuanto al 'Ciudad de Alicante', propiedad de Trasmediterránea desde abril de 1981, afirman que el 6 de mayo de 2003 pasó a llamarse 'Alicante' y a estar abanderado en San Vicente y Granadinas, para ser vendido a una empresa india de distribución que vendió 15 días después el barco a la empresa de desguaces Indian Breakers. "El 5 de mayo de 2003, el barco ya se encontraba en Alang (India) donde fue desguazado", añaden.

Por último, destacan que el envío de barcos a Asia para ser desmantelados "es una práctica habitual", de forma que "todos los años llegan a Bangladesh, India, China y Paquistán un gran número de barcos con sustancias altamente tóxicas, entre ellas amianto, PCBs (bifenilos policlorados) y metales pesados".

Los ecologistas relatan que, al final de su vida útil, los barcos se venden por su valorado acero y que, debido a que la mano de obra es barata y la regulación ambiental local es poco exigente, el desmantelamiento de estos barcos se realiza en las playas de países como Turquía, India, Bangladesh y China.

"Sin embargo, los barcos viejos contienen sustancias peligrosas como amianto, metales pesados, PCBs y gases explosivos. Durante el desguace, estas sustancias tóxicas se liberan en el medio ambiente y ponen en grave riesgo la salud de las personas que trabajan allí. Se calcula que más de 100.000 personas están trabajando en países Asiáticos en el desguace de barcos y lo hacen sin las medidas de protección adecuadas", concluyen.