Alertan de los riesgo de usar en carnaval lentes de contacto no homologadas

Publicado: jueves, 8 febrero 2024 12:03

   VALÈNCIA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana (COOCV) ha pedido que las lentes de contacto de fantasía que se compren para usar como disfraz durante las celebraciones de carnaval se adquieran en establecimientos autorizados y cumplan con la normativa sanitaria establecida con el fin de evitar lesiones oculares.

   La entidad ha señalado, en un comunicado, que comprar estas lentes de contacto "en establecimientos no autorizados y prescindir de la adaptación y los consejos del óptico-optometrista incrementa el riesgo de lesiones oculares que pueden provocar pérdida de visión irreversible".

   El COOCV ha subrayado que "no hay que olvidar que estas lentes de contacto son un producto sanitario, completamente seguro para la salud visual si se cumplen unos requisitos de obligado cumplimiento para no dañar la visión".

   Este colegio oficial distribuirá estos consejos a través de una infografía elaborada ante la llegada de los carnavales que se distribuirá en sus redes sociales y por medio de las ópticas, ha detallado la entidad.

   Así, ha asegurado que estos comercios son la "única garantía de seguridad y calidad" y ha insistido en que "las lentes de contacto de fantasía deben adquirirse en un establecimiento sanitario de óptica para obtener total garantía de que cumplen con todos los controles de calidad y seguridad para la salud visual".

   El Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana ha indicado que "en los últimos años se ha detectado un incremento de la compra de estas lentes de contacto en tiendas de comercio electrónico, además de los ya conocidos bazares, tiendas disfraces o centros de belleza" y ha apuntado que "ninguno de estos establecimientos cuenta con la autorización para la venta de este producto sanitario, ya que no reúnen los requisitos necesarios".

   La entidad ha añadido que "como ocurre con el resto de lentes de contacto, las de fantasía, aunque se van a utilizar durante un corto periodo de tiempo, requieren una evaluación previa y la adaptación personalizada por parte del óptico-optometrista para preservar una buena salud visual".

   "El óptico-optometrista, como profesional sanitario de la visión, debe revisar la salud ocular de cada usuario antes de prescribir estas lentes de contacto. Además, cada ojo es diferente y es necesario determinar la medida personalizada de los parámetros oculares", ha señalado el presidente del COOCV, Andrés Gené.

   "Con toda esta información, el óptico-optometrista adapta a cada persona las lentes de fantasía más óptimas en función de sus características propias", ha resaltado Gené.

   Asimismo, desde la entidad que representa han expuesto que "la labor del óptico-optometrista no termina ahí", dado que "realiza un seguimiento del proceso de adaptación para verificar que no haya ningún problema".

   El COOCV ha añadido que "es fundamental que cada usuario siga rigurosamente las pautas de manipulación, limpieza y desinfección que le facilite el óptico-optometrista con el fin de minimizar posibles riesgos".

   "A aquellas personas que vayan a utilizar estas lentes de contacto, se les explica las horas de uso recomendadas en cada caso. Y si es necesario, la frecuencia de reemplazo de las mismas", ha aseverado Andrés Gené.

LESIONES EN EL SISTEMA VISUAL

   El COOCV ha explicado que "las lentes de contacto de fantasía, por sus formas y colores, modifican por completo la forma y la apariencia de los ojos" y ha apuntado que este es "un efecto que finaliza cuando las retiramos", pero ha destacado que "sin embargo, si no se siguen las pautas recomendadas por los ópticos-optometristas, las lesiones a nivel ocular a las que nos exponemos pueden ser permanentes".

   Entre las afecciones más comunes que presentan los usuarios de estas lentes de fantasía está la sequedad ocular, el enrojecimiento de los ojos, la sensación de arenilla o conjuntivitis. En los casos más graves se pueden producir "reacciones alérgicas, infecciones oculares y lesiones en la córnea como abrasiones e inflamaciones que en ocasiones llegan a degenerar en una pérdida de visión irreversible", ha precisado la entidad.

Contador