Experto asegura que un árbol absorbe de media los gases tóxicos que emiten cien coches en un día

Actualizado 12/10/2008 14:00:24 CET

GIJÓN, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El doctor en biología y Premio de Investigación Sobre Energía y Cambio Climático, Jesús Castillo Segura, defendió hoy en una ponencia pronunciada en el XII Congreso Nacional de Arboricultura que se celebra en el Jardín Botánico Atlántico de Gijón, la importancia del arbolado urbano como "sumidero" natural del dióxido de carbono, los gases de efecto invernadero y en general la contaminación generada en las ciudades. Según explicó el experto, un árbol absorbe de media los gases tóxicos que emiten cien coches en un día.

El profesor de la Universidad de Sevilla presentó un estudio realizado en colaboración con otros compañeros de su universidad en el que se concluye que la emisión de gases de efecto invernadero y de dióxido de carbono "es algo más que un problema ambiental, ya que tiene repercusiones sociales y económicas muy graves".

El estudio analiza el contenido de carbono de las diferentes especies vegetales, la biomasa que desarrollan y cuanto CO2 son capaces de absorber y su trasferencia al suelo de los parques que "se convierten en zonas de ocio y sumideros de dióxido de carbono".

Según una nota de prensa, los resultados de absorción de CO2 varía en función de la especies arbórea, y del lugar en el que se encuentren, pero de media, y para una emisión de 180 gramos de CO2 por kilómetros recorrido, "un árbol puede absorber los gases tóxicos que emiten cien coches en un día", según el experto sevillano.

El profesor sevillano explicó que en la costa de Huelva, el Ayuntamiento de Cartaya ha realizado un estudio sobre la captación de CO2 en la mayor masa de pinares de Andalucía, "con resultados impresionantes, teniendo en cuenta que la contaminación no entiende de fronteras", por lo que apuntó la necesidad de que todos los ayuntamientos se "conciencien de la importancia de sus políticas de mantenimiento y plantación de árboles". Defendió, asimismo, que "empresas y administraciones incorporen los sumideros naturales como un elemento de gestión local".

Castillo Segura afirmó en su charla que "cuando se trabaja con árboles en el siglo XXI se está trabajando con cambio climático porque los árboles luchan contra el cambio climático ya que captan de la atmósfera los gases tóxicos y los secuestran".

ACTUACIONES EN GIJÓN

Por su parte, el responsable de la sección de parques y jardines de Gijón, Juan Carlos Martínez, explicó en su ponencia que el Ayuntamiento está realizando éste año la plantación de 3.000 árboles en zona urbana (zonas verdes, rotondas, medianas y parques, así como en las aceras del casco urbano), dentro del programa municipal 'Árbol y ciudad', que "tiene como objetivo poner de manifiesto la importancia de tener un entorno más bonito, oxigenado y paseable".

Las plantaciones se realizan en dos fases, la primera, entre febrero y marzo supuso la plantación de 1.350 nuevos árboles repartidos por distintos barrios, a los que se suman los árboles destinados a la reposición, de los que se destinarán 120 a zonas verdes y 170 se colocarán en alcorques de calles.

Los nuevos árboles se plantaron en diferentes puntos del polígono de Pumarín, Viesques, Montevil, Nuevo Gijón, El Coto, La Calzada, la zona de las 1.500 viviendas, poblado de Contrueces, parque Cecilio Blanco, Moreda, Colegio Antonio Machado y la avenida de El Llano.

También se plantan árboles en La Providencia, Roces, Tremañes, Contrueces, parque de Los Pericones, vía verde de La Camocha, urbanizaciones de Los Rosales y Los Pedregales, Monte Deva, plaza Fabricio González, camino Crisantemos (Somió) y en las avenidas de Juan Carlos I y Gaspar García Laviana.

En las calles se plantarán árboles que se adaptan fácilmente a crecer en zonas pequeñas como los tilos, aligustres, abedules, encinas, almez y carpes. El presupuesto municipal para 2008 también prevé la plantación a finales de año de otros 1.500 nuevos árboles en zonas verdes urbanas. Durante el mandato anterior se plantaron 8.500 árboles en viarios y 22.000 en parques y zonas verdes.

En cuanto a la zona rural, el Proyecto Arco Medioambiental recoge la intervención en el área rural y periurbana del concejo de Gijón en un plazo de 30 años y para una extensión de mas de 500 hectáreas. En los últimos cinco años se ha iniciado una gestión integral de los terrenos municipales situados en estas zonas, su recuperación, puesta al día. El presupuesto actual es de 900.000 euros anuales.