Actualizado 20/09/2007 21:21 CET

Economía/Finanzas.- Las cajas calculan un mínimo de uno a tres meses para conocer las consecuencias de la crisis

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las cajas de ahorros calculan que conocer por completo las consecuencias de la crisis económica y la dimensión auténtica del problema desatado por las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos será un proceso que requerirá como mínimo entre uno y tres meses, momento a partir del cual el mercado financiero y de crédito interbancario podría volver a la normalidad.

Además, será necesario un año para absorber toda la problemática generada y otros tres años sufrirán sus consecuencias en una fase lenta con crecimientos más moderados. Este es uno de los escenarios más probables con los que trabaja el sector de las cajas, según explicaron fuentes de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), si bien tras superarse, podría acabar en una nueva etapa expansiva, aunque esto ya se trata de una hipótesis mucho menos probable.

El sector prevé esta evolución de los acontecimientos, entre otras causas, porque cuantifica en cerca de 250.000 millones de dólares la cantidad de dinero que el sistema financiero mundial deberá absorber para compensar la situación actual de los mercados.

La CECA se mostró a favor de la intervención de los bancos centrales en el actual contexto de crisis, incluso con más contundencia, y explicó que gracias a ellos y su apoyo constante es posible que el próximo mes se pueda dar por acabado el problema de liquidez en el mercado interbancario.

Las cajas subrayaron en todo caso que son cedentes en el mercado interbancario y que en ningún momento en el ultimo año, las cajas han sido tomadoras de financiación.

En cualquier caso, agregaron que una vez solventado este problema, los bancos centrales deben volver a su labor de mantener la inflación en los niveles correctos. Fuentes de la Confederación explicaron que el objetivo fundamental en este momento es acabar con ese problema de liquidez e impedir no que no sufra el que lo ha hecho mal, sino que las buenas entidades no tengan problemas.

Además, apuntaron que se trata del fin de la carrera del crecimiento, y se mirará más a los departamentos de riesgo de las entidades. La falta de aversión al riesgo que se ha producido en los mercados en los dos últimos años en el sistema financiero no volverá a ocurrir, al menos en un periodo de 5 ó 6 años, donde se cobrará el riesgo que se compute.

EXPANSIÓN INTERNACIONAL.

La CECA se mostró cauta a la hora de invertir en el exterior en el actual contexto, no por la decisión en sí sino por el momento concreto, y dejó entrever que es mejor suspender las decisiones de riesgo por el momento.

Además, consideró complicado que muchas cajas sigan con el modelo del 'holding' desarrollado por 'La Caixa', aunque si reconoció que muchas están atentas para conocer su resultado.

También parece que habrá pocas cajas que se animen a emitir cuotas participativas, ya que esto podría suponer más riesgos aún por la exposición directa a riesgo como entidad financiera.

LA CRISIS GENERA OPORTUNIDADES DE NEGOCIO.

La CECA ha estado escaneando oportunidades de negocio en el ámbito internacional, concretamente en Asia y Taiwán, donde aprecia las mejores oportunidades de negocio en este momento. En cualquier caso, precisaron que se trata de un simple avistamiento, que se ha producido con anterioridad muchas veces y que podría acabar en nada.

En cualquier caso, desde la institución se apunta a que también es el momento de los retos, con oportunidades de negocio para comprar empresas a precio barato y con grandes oportunidades de generar negocio. En este sentido, se apunta que el actual momento de los mercado podría favorecer la consolidación en varios sectores.