Actualizado 27/01/2012 14:46 CET

González-Páramo urge a una reforma financiera "realista y detallada" y la vincula a la del mercado laboral

Consejero Del BCE, José Manuel González-Páramo
EUROPA PRESS

Garantiza que Fernández Ordóñez cumplirá su mandato y resta transcendencia a que su sustituto en el BCE sea otro español

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo, ha urgido al Gobierno a acometer una reforma financiera "realista y muy detallada", por lo que ha instado a aclarar "cuanto antes" los planes para sanear el sector español, al tiempo que la ha vinculado a una reforma en el mercado de trabajo.

"De una mejora de las perspectivas de empleo depende de la solución al sistema financiero y a las finanzas públicas. La reforma laboral enlaza con otros problemas", explicó González-Páramo en un desayuno informativo organizado por la APIE, para después advertir de que "acortar" los plazos sobre las provisiones exigidas a las entidades financieras podría generar incredulidad en los mercados.

El miembro del comité ejecutivo de la institución presidida por Mario Draghi consideró que la "clave" para reformar el sistema financiero español es el plan, en el que exigió además "transparencia y credibilidad".

González-Páramo enfatizó que el sector financiero español está "sobredimensionado" tras el 'boom' inmobiliario, por lo que aconsejó "no sólo provisionar", sino que reclamó evaluar si los modelos de las entidades son viables.

El consejero del BCE avisó de que España arrastra los mismos problemas desde hace décadas, a lo que agregó que se ha perdido "un poco el tiempo". Por ello, junto a la consolidación fiscal, advirtió que sin "quitar del camino estas piedras" la economía española no volverá a crecer de forma sostenible y a crear empleo.

Entre los males del mercado laboral, enumeró la excesiva centralización de la negociación colectiva y la "selva contractual" existente. Eso sí, aplaudió la moderación salarial pactada entre los sindicatos y la patronal para los próximos dos años.

El consejero del BCE, cuyo mandato expira el próximo 31 de mayo y que entra en las quinielas para suceder al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se mostró tajante sobre la posibilidad de que este último abandone sus cargo antes de julio: "Por supuesto que el gobernador tiene que agotar su mandato".

Sobre el candidato propuesto por España a sucederle en el BCE, Antonio Sáinz de Vicuña, valoró su trabajo como "funcionario ejemplar" y como "arquitecto" del sistema europeo de los bancos centrales. "Mi sustituto perderá el pasaporte", expresó para restar trascendencia a si es reemplazado por otro español. "No tenemos nacionalidad", añadió.

CUMPLIR EL 4,4% DE DÉFICIT.

Ante la posibilidad de que Bruselas flexibilice a España sus objetivos de déficit público, González Páramo instó a cumplir con el 4,4% este año, porque su credibilidad depende de este compromiso. "No se puede pedir que se rebaje el objetivo de déficit público sencillamente porque no se va a cumplir", argumentó.

González Páramo valoró el cambio político experimentado en España, al considerar que "facilita" las reformas para poner "coto" a la crisis. "Hay signos de mayor compromiso político", subrayó.

En este sentido, junto a los cambios de Gobierno también en Italia y Grecia, auguró un "rebote" en la zona euro en este año, para después empezar a consolidar el crecimiento. Y eso que admitió que las economías de la moneda única entraron "seguramente" en recesión en el último trimestre de 2011. "Ha cambiado la mentalidad de los inversores"; esgrimió.