El nuevo paquete europeo de reducción de riesgo bancario no tendrá un gran impacto en el sector, según S&P

Publicado 18/06/2019 15:37:42CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo paquete de medidas que tienen por objetivo reducir los riesgos a los que se enfrenta el sector bancario europeo, aprobado por la Unión Europea en mayo, no tendrá un gran impacto en el sector, según se desprende de un informe publicado por la agencia de calificación de riesgos S&P Global.

El paquete de medidas se publicó en el Diario Oficial de la UE el pasado 7 de junio, por lo que está previsto que entre en vigor el próximo día 27. La mayoría de las nuevas normas, sin embargo, no comenzarán a aplicarse hasta 2021.

"Después de varios años de condiciones económicas favorables en la mayoría de la UE, el crecimiento económico se está ralentizando y una inversión de la tendencia macroeconómica es posible", ha apostillado el analista de S&P Bernd Ackermann. "Como resultado, los riesgos crediticios podrían incrementarse en muchos países en los que el coste del riesgo ha alcanzado el punto más bajo del ciclo", ha añadido. Por este motivo, la calificadora de riesgos ha opinado que el calendario de aplicación de estas reformas es adecuado.

Sin embargo, el paquete de medidas no implicará ningún cambio en los ratings asignados por S&P Global a los bancos europeos porque estos ya han fortalecido sus balances en los últimos años como anticipación a estas reformas.

Los cambios normativos aprobados por los Estados miembros buscan fortalecer el marco de resoluciones bancarias y los requisitos de capital, con el objetivo de reducir los incentivos para la asunción de riesgos, incluidos un ratio de apalancamiento obligatorio del 3% y un coeficiente obligatorio de financiación estable neta (NSFR).

Además, los bancos de la UE considerados "sistémicos" tendrán que contar con el nivel mínimo de absorción de pérdidas (TLAC) acordado a nivel internacional para asegurar que en casos de quiebra no se tenga que utilizar dinero del contribuyente y la reestructuración se hace a través de un rescate interno o 'bail in'.

Las entidades financieras europeas que no tengan una importancia sistémica, sin embargo, seguirán guiando la construcción de sus colchones de capital a través del nivel mínimo armonizado de fondos propios y pasivos exigibles (MREL).

Por otro lado, S&P ha indicado que, aunque el paquete normativo refleja un "esfuerzo continuado" de armonizar el marco regulatorio de la Unión Bancaria, solamente incluye unos "pocos elementos" que realmente fomentan la integración de los mercados bancarios de la UE.

Asimismo, la firma ha alertado de que "todavía está por verse" si los inversores y los reguladores permitirán a los bancos hacer uso de los colchones de capital adicional en épocas de crisis.

Para leer más