Economía/Laboral.- Granado augura un superávit de la Seguridad Social mayor al presupuestado pese a la caída del empleo

Actualizado 05/08/2008 12:57:18 CET

Maravillas Rojo reconoce que la situación del paro es "muy preocupante" y afecta especialmente a varones de mediana edad

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, afirmó hoy que los ingresos de la Seguridad Social no se están resintiendo por el "muy pequeño" descenso de la tasa interanual de afiliación al sistema (-0,6%), por lo que garantizó que las previsiones presupuestarias se cumplirán "sobradamente" y el sistema registrará un superávit superior al previsto (0,8% del PIB según la última actualización del Programa de Estabilidad 2007-2010).

Granado, en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press, señaló que los ingresos del sistema están siendo un 6,5% superiores a los de igual periodo del año pasado y que el saldo de la Tesorería General de la Seguridad Social es "envidiable", incluso después de haber pagado en julio más de 20.000 millones de euros por varios conceptos, como las pagas de los pensionistas, la dotación efectuada al Fondo de Reserva o los subsidios por desempleo.

Granado aseguró que, aunque en una desaceleración económica o en una "crisis" las cosas van peor para la Seguridad Social que cuando hay 'vacas gordas', la situación del sistema es, por ahora, "bastante tranquilizadora".

"Vamos a cubrir sobradamente las perspectivas presupuestarias, vamos a tener un superávit mayor del que estaba presupuestado este año y para 2009 también cumpliremos los objetivos del Programa de Estabilidad. De tener problemas, los tendríamos en el tercer año, que es cuando todo el mundo dice que se puede producir ya claramente la recuperación económica", subrayó.

LOS HOMBRES DE MEDIANA EDAD, LOS MÁS AFECTADOS POR EL PARO.

Analizando los datos de paro y afiliación del mes de julio, que mostraron un alza del desempleo de más de 450.000 personas y un descenso de cotizantes de casi 111.000 en el último año, Granado explicó que las personas que están yendo al paro no son las que están empezando a trabajar, sino los hombres de mediana edad.

El secretario de Estado afirmó que las personas que están ingresando en el Inem como demandantes de empleo se están apuntando en el sector servicios, que está creando empleo y además con una elevada participación de las mujeres, y no en la construcción, donde no hay puestos de trabajo en estos momentos.

"Están entrando en el desempleo hombres de mediana edad, y eso quiere decir que esos hombres tendrán muy probablemente que cambiar de sector de actividad para volver a ocupar un puesto de trabajo", añadió Granado, que recordó que por esta razón el Gobierno ha puesto en marcha un plan de recolocación de desempleados que persigue precisamente facilitar el trasvase a otras actividades.

En línea similar se expresó la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, quien en una entrevista en Punto Radio recogida por Europa Press admitió que la situación del paro es "muy preocupante" y que está afectando especialmente a los varones de mediana edad y a la construcción, sector responsable de casi la mitad de la subida del desempleo en julio.

LAS MUJERES, MENOS AFECTADAS.

Rojo señaló que en épocas de crisis económica, la situación de las mujeres suele igualar a la de los hombres. De hecho, las mujeres, con una tasa de desempleo históricamente más alta que la de los varones, se están viendo menos afectadas por la desaceleración de la economía española, al mantener en mayor medida sus puestos de trabajo. Según los datos publicados ayer por Trabajo, de los 456.000 nuevos parados del último año, 330.000 son hombres y algo más de 125.000 mujeres.

La responsable de Empleo explicó que, aunque se siguen creando puestos de trabajo, éste no puede absorber el crecimiento que está experimentado la población activa, es decir, las personas en disposición de trabajar.

Por ello, Rojo destacó la necesidad de reforzar y potenciar junto a los servicios de empleo de las comunidades autónomas todos aquellos instrumentos que favorezcan la mejora de la empleabilidad y la colocación de los desempleados, teniendo como prioridad el que los parados puedan mejorar sus capacidades profesionales para que "no se instalen en el desempleo" y encuentren pronto un puesto de trabajo.