Economía/Macro.- Méndez descarta abordar otra reforma laboral y anima a invertir en infraestructura social y civil

Actualizado 23/05/2008 16:25:21 CET

Se muestra convencido de que las alternativas a la desaceleración de la construcción se encuentran "en el propio sector"

LEÓN, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, afirmó hoy que en el proceso de diálogo social de esta legislatura no habrá que abordar "ningún debate sobre una hipotética reforma laboral", porque, según dijo, los problemas de la economía española "no están vinculados a la situación del mercado laboral, sino a la estructura económica".

Méndez, que acudió en León a una asamblea de delegados, explicó que el documento que entregó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a los sindicatos y a la patronal se reconoce que el objetivo de ese proceso debe ser el del cambio del modelo de crecimiento económico, para reducir la dependencia que tiene de la construcción y de los sectores de servicio al consumo y aumentar el peso de las actividades tecnológicas e industriales.

En este sentido, el líder de UGT consideró que hay que acelerar "con urgencia" las inversiones públicas en infraestructura civil y la toma de decisiones por parte de las administraciones públicas para acometer la construcción de la infraestructura social que necesita el país frente a la crisis de la construcción.

"Partimos de la convicción de que la alternativa del sector de la construcción viene del propio sector, pero de otros ámbitos", explicó Méndez, quien afirmó que se trata de buscar alternativas en otros subsectores.

Igualmente, señaló que el Gobierno central debe plantear iniciativas para desarrollar el compromiso de construir 300.000 nuevas plazas de guarderías infantiles, otra medida que servirá, según apuntó, para incentivar la construcción de infraestructuras sociales.

En este sentido, precisó que en España hay una situación "en apariencia contradictoria", ya que hay alrededor de 700.000 viviendas sin vender, pero también hay demanda. "Lo que ocurre es que esa demanda necesita una oferta de calidad y a precios asequibles. Desde las administraciones públicas se deben tomar decisiones para promover la construcción de vivienda protegida y dedicar parte de ellas al alquiler", destacó.

En cuanto a las alternativas en el ámbito del empleo, opinó que "no va a venir" de la industria, pues no hay posibilidades de generar un volumen de empleo equivalente en este sector al que en la actualidad pierde la construcción.

La industria, a su juicio, debe generar empleo, pero "sobre todo" debe contribuir a la mejora de la productividad de la economía común a través de inversiones en capital tecnológico, mejora de la cualificación, de la calidad en el empleo, de salarios dignos y de un trabajo seguro.

DESACELERACIÓN ECONÓMICA "MUY INTENSA".

Por otra parte, Cándido Méndez señaló que los últimos datos de crecimiento económico (2,7% en tasa interanual) manifiestan "claramente" una desaceleración "muy intensa", aunque subrayó que dicha situación "no se puede considerar en la actualidad como de recesión económica, ni muchísimo menos".

"Es una situación que tiene su origen fundamental en el parón brusco que tiene la construcción de viviendas en el país. En España hay una crisis, que es la de la construcción de viviendas", concretó.

Además de esta desaceleración económica, que según explicó es una de las principales preocupaciones de UGT, otro de los factores a tener en cuenta es el poder adquisitivo y el "débil" crecimiento del consumo de los hogares familiares, que ha crecido por debajo del 2%. "Aumenta el consumo, pero de una manera muy débil", indicó.

En este sentido, subrayó que hay que conseguir una mejora del poder adquisitivo de los salarios, que a su juicio, tiene una "muy directa relación" con la inclusión de una cláusula de revisión salarial que preserve la renta de los trabajadores en los convenios.

El sindicalista afirmó que la mejora del poder adquisitivo de los salarios en la coyuntura económica actual genera "beneficios" y no problemas. "Aquellos que invocan que la subida salarial puede perjudicar la lucha contra la inflación deben reconocer inmediatamente que la inflación está descontrolada y no por culpa de los salarios. Los trabajadores españoles y sus salarios no provocan la inflación, la padecen", dijo.