El acuerdo transatlántico de Comercio impedirá importar productos no permitidos en la UE

Actualizado 06/03/2015 12:40:07 CET

Como las carnes hormonadas o los transgénicos

MADRID,6 (EUROPA PRESS)

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmströn, ha afirmado este viernes que "los productos que no están permitidos en Europa no serán permitidos en las importaciones" que se realicen en el marco del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP). Así, ha querido poner fin a las "inquietudes" de la población europea sobre la introducción de productos no permitidos en la Unión, como las carnes hormonadas o los productos transgénicos.

"La gente tiene miedo a que entren algunos productos que no están permitidos en Europa", pero "no es el caso", ha apuntado Malmströn en en un desayuno del Fórum Europa. Malmströn ha añadido que la Comisión Europea está trabajando con los gobiernos europeos para crear un sistema que "proteja cuando es realmente necesario", es decir, "cuando hay discriminación, nacionalización o expropiación", pero ha matizado que "todo país tiene el derecho de hacer leyes que protejan a sus ciudadanos.

"Este acuerdo no socavará la capacidad de las autoridades de proteger el interés nacional" ni "socavará nuestros intereses de protección del Medio Ambiente o seguridad alimentaria", ha asegurado. "No vamos a cambiar las reglas sobre hormonas en la carne ni sobre los organismos genéticamente modificados", ha explicado.

Malmströn no ha concretado la fecha de la firma del acuerdo, ya que "queda aún mucho trabajo". "Estamos avanzando en el nivel técnico", ha explicado, y ha señalado que el Congreso de Estados Unidos está aún debatiendo la autorización de un mandato retroactivo necesario para la firma del TTIP. La comisaria ha explicado que antes de tener esta autorización no se puede comenzar a discutir sobre temas "muy sensibles", pero que "probablemente" podría llegar en septiembre.

La comisaria ha señalado que el TTIP es "económicamente" la negociación comercial "más importante" de la Comisión Europea. Este acuerdo "va a aportar grandes beneficios económicos" y "eliminará trabas burocráticas, simplificará los trámites aduaneros y hará más sencillos y compatibles muchos estándares de regulación", según ha dicho. Además, Malmströn ha manifestado el interés de la Unión Europea de incluir un capítulo sobre energía en el TTIP para favorecer la importación de gas y petróleo desde Estados Unidos.

En su opinión, todos los países de la Unión Europea son favorables al acuerdo, excepto Alemania, Austria y Luxemburgo. Así, ha indicado que la mayoría de la gente está a favor del acuerdo, aunque ha señalado que "el debate difiere mucho entre países".

EL EURO BARATO, UNA BUENA NOTICIA

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha presentado la intervención de la comisaria, a quien ha descrito como "una gran defensora del libre comercio y de la transparencia". García-Legaz ha manifestado que Malmströn cuenta con el "respaldo incondicional" del Gobierno de España, ya que este país es "un defensor del libre comercio". Preguntado por la situación del euro, García-Legaz ha afirmado que "un euro un poquito más débil siempre es una buena noticia".

"El sector exterior se ha convertido en el nuevo pilar del modelo de crecimiento", ha apuntado García-Legaz. En este sentido, la comisaria Malmströn ha apuntado que el aumento de las exportaciones españolas ha sido "notable", especialmente hacia algunos países, como Estados Unidos, donde las exportaciones crecieron un 22% en 2014.

Por otra parte, la comisaria ha recordado a Rusia que todos los países deben respetar el derecho de Ucrania de firmar un acuerdo con la Unión Europea. Se trata de un pacto "entre Ucrania y Europa" que Rusia no puede cambiar, ha apuntado.

Malmströn ha señalado que la Unión Europea ha mantenido a Rusia como miembro de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero que este país "no sigue las reglas". Según la comisaria, la relación entre la Unión Europea y Rusia es "muy sensible" y los casos abiertos contra Rusia en el Tribunal de Justicia cuestan "mucho dinero a las empresas europeas y españolas".

Para leer más