Actualizado 17/01/2008 12:03 CET

Economía/Macro.- El BCE dice que siguen existiendo "fuertes presiones al alza a corto plazo" sobre la inflación

FRÁNCFORT, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Banco Central Europeo (BCE) señaló hoy que siguen existiendo "fuertes presiones al alza a corto plazo" sobre la inflación y que está "preparado" para actuar "de forma preventiva" y evitar que se produzcan efectos de segunda vuelta por el incremento de las presiones inflacionistas.

En su boletín mensual, la institución señaló que, a medio plazo y "en un contexto de intenso crecimiento del dinero en circulación y el crédito", la existencia de riesgos al alza para la estabilidad de precios "ha quedado confirmada".

Por todo esto, el BCE subraya que el episodio temporal de tasas de inflación elevadas será más prolongado que lo previsto, y prevé que el IPC se mantenga en niveles significativamente superiores al 2% en los próximos meses, aunque es "probable" que se modere de forma gradual en el curso de 2008.

La institución indica como riesgos sobre la inflación una evolución salarial más dinámica de lo esperado y "nuevas subidas de los precios del petróleo y de productos agrícolas", manteniéndose la fuerte tendencia alcista de los últimos meses.

Según datos revelados ayer por Eurostat, el IPC de la eurozona aumentó un 3,1% en términos interanuales en diciembre, muy por encima del 2%. En su reunión de la semana pasada, el BCE mantuvo inalterados los tipos de interés por la incertidumbre que planea sobre el sistema financiero, aunque su presidente, Jean Claude Trichet, mostró una gran preocupación por la evolución de la inflación.

EL CRECIMIENTO SE RALENTIZÓ EN EL CUARTO TRIMESTRE

El crecimiento de la economía de la eurozona en el cuarto trimestre se ralentizó respecto al tercer trimestre, según explicó el BCE, que extrae esta conclusión "por la evolución de los últimos datos sobre actividad económica".

Con respecto a los descensos experimentados por la confianza del consumidor y el clima empresarial, la institución afirma que se mantienen "en niveles que siguen apuntando a una continuación del crecimiento".

"Los fundamentos económicos de la zona euro siguen siendo sólidos", aseguró el BCE, que sigue mostrando su confianza en la evolución de la economía europea y que subraya el crecimiento del empleo, la reducción del paro y el aumento del consumo como indicadores principales de esta evolución positiva.

Con respecto al impacto de las turbulencias financieras, el BCE recuerda que "el impacto potencial sobre la economía real de la actual revisión del riesgo en los mercados sigue sujeto a incertidumbre".

Sin embargo, los riesgos sobre las perspectivas de la actividad económica apuntan "a la baja" y durante las próximas semanas, la institución realizará "un seguimiento muy atento de todos los factores".