27 de febrero de 2020
 
Actualizado 04/05/2007 20:59:36 CET

Economía/Macro.- La introducción del euro en Eslovenia tuvo un impacto mínimo sobre los precios, según la CE

BRUSELAS, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La introducción del euro en Eslovenia el 1 de enero de este año tuvo un impacto mínimo sobre los precios y la inflación se mantuvo prácticamente estable pese a algunos "abusos". Durante los cuatro primeros meses del año, los precios aumentaron en este país balcánico un 1,3%, frente a una subida del 1,5% durante el mismo periodo del año 2006. El impacto global sobre los precios del cambio a la moneda única se estima en sólo 0,3 puntos porcentuales, según los datos de Eurostat y la oficina estadística eslovena difundidos hoy por la Comisión Europea.

"La adopción del euro por parte de Eslovenia se ha desarrollado rápidamente y sin problemas", destacó el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, a través de un comunicado.

El Ejecutivo comunitario aseguró que la experiencia de Eslovenia demuestra al resto de países que quieren entrar en el euro la funcionalidad del enfoque 'big bang', que consiste en fijar de manera irrevocable el tipo de cambio de la vieja moneda --en este caso el tólar-- respecto al euro e introducir simultáneamente los billetes y monedas. Este enfoque se diferencia del primer grupo de países que adoptaron la moneda única, que en 1999 fijaron el tipo de cambio irrevocable y sólo tres años más tarde, en 2002, introdujeron billetes y monedas.

La Comisión señaló además que el periodo de doble circulación del euro y del tólar de dos semanas fue más que suficiente dado que había una preparación adecuada y con suficiente tiempo del cambio. Destacó que en algunos aspectos, y especialmente en la devolución de las antiguas monedas, los resultados de Eslovenia han sido incluso mejores que los de los países que introdujeron el euro en 2002, lo que ha permitido reducir los costes para las empresas.

Dada su vecindad con Austria e Italia, antes de la entrada del euro más del 90% de los eslovenos ya habían visto los billetes y monedas y la mayoría incluso había utilizado la moneda única. El 5 de enero, más del 70% de los pagos en efectivo se realizaron ya en euros y a mediados de mes la nueva moneda se utilizaba ya para la práctica totalidad de las transacciones.