Actualizado 11/12/2007 14:07 CET

Economía/Macro.- Solbes cree que la crisis financiera podría restar dos décimas al crecimiento español en 2008

Cree que la inflación se mantendrá alta durante los primeros meses del próximo año

((Esta noticia corrige y amplia el avance anterior sobre el mismo tema))

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo y ministro de economía y Hacienda, Pedro Solbes, indicó hoy que las turbulencias financieras podrían restar dos décimas al incremento del PIB español en 2008, crecimiento que el Gobierno situó en el 3,3% antes de desatarse la crisis financiera internacional.

"Si las previsiones de crecimiento de Europa pueden corregirse en aproximadamente dos décimas, un impacto parecido puede tener (la crisis) en el caso español, donde además se añade un elemento adicional, el problema de la construcción", indicó hoy Solbes en el Foro organizado por Cinco Días.

No obstante, el ministro de Economía consideró que la crisis 'subprime' ha afectado "poco" a la economía española en primera ronda, porque el comportamiento del sistema financiero español ha sido "ejemplar" y porque, a su juicio, el sistema hipotecario español "nada tiene que ver" con el sistema crediticio americano. Por ello aseguró que España podría ser "relativamente inmune" a las turbulencias financieras de EE.UU.

Sin embargo, Solbes si reconoció que las turbulencias plantean algunas problemas para España ante las restricciones de liquidez por ser un receptor de capital extranjero. "España recibe el 10% del PIB de recursos externos. Si es más difícil captar esos recursos, eso nos podrá afectar algo a nuestra capacidad crediticia", indicó.

En este sentido, Solbes consideró que el gran elemento de debate actualmente en España es si el proceso de ajuste económico va a seguir las mismas pautas que hasta ahora o si, por el contrario, se acelerará progresivamente.

En cualquier caso, el vicepresidente se mostró optimista ante la composición de la economía española y el dinamismo de algunos sectores, y señaló que el crecimiento español en 2008 y 2009 estará en el entorno del 3%, por lo que insistió en, a pesar de a una "ligera corrección" económica, España seguirá creciendo a cifras "razonables y positivas" en términos globales.

En este sentido, el titular del Departamento de Economía, que reconoció que existen ciertos factores de cambio en el patrón de crecimiento, insistió en que el crecimiento de la economía durante el tercer trimestre fue alto (3,8%) y que existen numerosos factores que pueden compensar la desaceleración económica, como el dinamismo exportador e inversor de España.

INFLACIÓN.

En cuanto a los últimos datos de inflación armonizada (4,1% en tasa interanual en el mes de noviembre), indicó que no son "buenas cifras", pero confió en una inflación media del 2,7% en el 2007, dato que consideró "no especialmente alto y relativamente bajo en comparación con la media histórica de la economía española".

Solbes, que aseguró que para el 2008 el Gobierno confía en obtener una media de inflación inferior a la de 2007, destacó la importancia de intentar rebajar el IPC en el futuro y, aunque adelantó que "previsiblemente" será difícil lograrlo durante los tres primeros meses del 2008, confió en que la inflación empiece a bajar a partir de marzo del próximo año.

Preguntado por las declaraciones del comisario europeo para los Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, que advirtió de la posibilidad de entrar en una espiral inflacionista previa a una situación de 'estanflación' (coyuntura de incremento de precios y estancamiento del crecimiento económico), Solbes indicó que hasta ahora no se han percibido efectos de segunda ronda de la subida de precios.

Pese a ello se mostró partidario de que la negociación salarial tenga en cuenta las previsiones de inflación y no se realice únicamente a inflación pasada y consideró que si los agentes sociales se comportan "de forma racional", la economía no debería contemplar este riesgo (efectos de segunda vuelta).

TIPOS DE INTERÉS.

En cuanto al escenario de tipos de interés para los próximos meses, Solbes indicó que el Banco Central Europeo ha actuado hasta ahora "como debía hacerlo", manteniendo la estabilidad de los tipos y consideró que lo que haga en el futuro dependerá de factores que ahora no se pueden contemplar, por lo que abogó por esperar a los futuros datos de inflación.

"Los modelos están muy bien cuando no sucede nada, cuando sucede algo veamos la última cifra que se ha publicado que nos dirá mejor lo que está sucediendo que cualquier modelo teórico", concluyó el vicepresidente económico.