RSC.- La CE propone hacer obligatorio el sistema de control de estabilidad en los coches desde 2012

Actualizado 23/05/2008 20:00:25 CET

Las nuevas medidas encarecerán el precio de los vehículos entre 100 y 300 euros

BRUSELAS, 23 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea propuso hoy hacer obligatorio el sistema de control electrónico de la estabilidad en todos los coches nuevos a partir de 2012 con el objetivo de mejorar la seguridad de los vehículos.

El Ejecutivo comunitario quiere además que todos los camiones estén dotados de sistemas avanzados de frenado de emergencia y de sistemas de advertencia de abandono del carril. Estas medidas permitirán evitar unos 5.000 accidentes de tráfico al año, según Bruselas.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo comunitario propone la introducción obligatoria en 2012 de neumáticos de baja resistencia a la rodadura y de sistemas de control de la presión de los neumáticos. Ambas medidas ofrecen un potencial de ahorro de combustible del 3% y del 2,5%, respectivamente. Además, los neumáticos de baja resistencia a la rodadura permitirán recortar las emisiones de efecto invernadero hasta 7 gramos de CO2 por kilómetro, de acuerdo con los datos manejados por la Comisión.

Bruselas ha calculado que la puesta en marcha de estas medidas encarecerá el precio de los coches entre 100 y 300 euros de media. No obstante, el portavoz de Empresa, Ton van Lieron, explicó que este aumento del precio se verá ampliamente compensado por los ahorros en el carburante.

Por otra parte, la propuesta del Ejecutivo comunitario derogará más de 150 directivas vigentes y las sustituirá por un único reglamento, directamente aplicable en la UE y que remitirá a las normas armonizadas de las Naciones Unidas. El portavoz explicó que de esta forma se pretende reducir las cargas administrativas a los fabricantes.

El sistema obligatorio de control electrónico de la estabilidad (ESC, en sus siglas en inglés) en las nuevas series de vehículos y en los vehículos industriales se introducirá progresivamente a partir de 2012, de manera que en 2014 todos los vehículos nuevos estén equipados.

El ESC actúa sobre el sistema de frenado o sobre el motor de un vehículo para ayudar al conductor a mantener el control en situaciones críticas (provocadas, por ejemplo, por las malas condiciones de la carretera o por un exceso de velocidad al tomar una curva). El Ejecutivo comunitario subraya que, además de salvar vidas, el uso extendido de este sistema en los vehículos podría reducir significativamente la congestión del tráfico provocada por los accidentes en los que se ven implicados vehículos de gran tamaño.

Por su parte, los sistemas avanzados de frenado de emergencia (AEBS), que serán obligatorios desde 2013 para vehículos de gran tamaño, utilizan sensores para alertar al conductor cuando su vehículo se encuentra demasiado cerca del vehículo que le precede y, en determinadas situaciones, activan el freno de emergencia para evitar o reducir las consecuencias del choque.

En la misma fecha (2013) será obligatorio incorporar a los camiones sistemas de advertencia de abandono del carril (LDW), que ayudan al conductor advirtiéndole de que su vehículo corre el riesgo de salirse del carril de manera involuntaria debido, principalmente, a la falta de atención.

En octubre de 2007, Bruselas ya propuso que a partir de 2009 los turismos se equipasen con sistemas de asistencia al frenado (BAS). Si la flota completa de vehículos europeos se dota de este sistema, podrá salvarse cada año la vida de hasta 100.000 peatones, ya que su uso reduce considerablemente la distancia de parada de un vehículo en situación de emergencia.

REQUISITOS PARA LOS NEUMÁTICOS.

Los neumáticos de baja resistencia a la rodadura, que serán obligatorios a partir de 2012, reducirán el consumo de combustible al disminuir la resistencia a la rodadura, consecuencia, principalmente, de la deformación de la rueda o el neumático o de la deformación de la carretera.

La resistencia a la rodadura depende en gran medida del material de la rueda o del neumático y puede reducirse, por ejemplo, mediante el uso de sílice en la composición de la banda de rodamiento. Para evitar consecuencias negativas en la seguridad, se introducen requisitos explícitos de seguridad junto con nuevas normas sobre el ruido.

Por su parte, los sistemas de control de la presión de los neumáticos, obligatorios a partir de 2012, avisan al conductor cuando la presión del neumático está muy por debajo de la presión óptima. El mantenimiento del inflado adecuado de los neumáticos es esencial tanto para la eficiencia del combustible como para mejorar el rendimiento de los neumáticos.

Circular con neumáticos desinflados puede incrementar el consumo de combustible hasta un 4 % y, al mismo tiempo, reducir la vida de los neumáticos en un 45 %. Los neumáticos pueden perder entre el 3 % y el 6 % de presión al mes sin que el conductor se dé cuenta necesariamente. Los neumáticos desinflados son también un factor importante en los accidentes de tráfico, según el Ejecutivo comunitario.