RSC.-La planta de Valdemingómez (Madrid) será el mayor centro educativo europeo de reciclaje de basuras

Actualizado 07/09/2007 20:48:10 CET

El antiguo vertedero genera energía para abastecer 100.000 viviendas al año y reduce en un 3,6% la emisión de gases de efecto invernadero

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, presentaron hoy en el Parque Tecnológico de Valdemingómez el Programa Integral de Educación Ambiental, un conjunto de actividades formativas que busca sensibilizar, especialmente a los niños, de los beneficios del reciclaje, lo que convertirá a esta planta en el mayor centro educativo de residuos de Europa.

Gallardón, que contempló una pequeña muestra de este Programa, confió en que el proyecto proporcione el sustrato educativo para cambiar la conciencia social sobre el valor de los residuos como fuente de energía, y señaló que en esta iniciativas participarán entre 22.000 y 25.000 visitantes al año y alumnos de más de 1.770 centros educativos en 2008.

El alcalde recordó que en la presentación de la Convención contra la Desertización de la ONU del pasado lunes, que se celebra en el Palacio de Congresos de Madrid, manifestó el deseo de que los madrileños se conviertan en activos defensores del Medio Ambiente, "pero para ello deben contar con los conocimientos sobre la materia y asumirlos como parte de una nueva cultura urbana".

"En la Convención hicimos una renovación de nuestros compromisos, rompiendo con la dicotomía, a veces falsa, entre desarrollo y medio natural. Y un aspecto esencial de este impulso es el comportamiento de la administración y el cambio de actitud de los ciudadanos", agregó.

Según explicó el primer edil, las inversiones en la planta de Valdemingómez han superado los 120 millones de euros en los últimos cinco años, "lo que ha convertido en el antiguo vertedero en un entramado de modernas infraestructuras capaz de transformar los residuos en energías renovables como biogás o electricidad y de reducir la emisión de gases de efecto invernadero de una ciudad como Madrid en un 3,6 por ciento, equivalentes a 600.000 toneladas anuales".

Asimismo, señaló que el 16 por ciento de la energía producida en España a partir de residuos urbanos se genera en Valdemingómez, y auguró que la instalación se convertirá en el primer centro productor de energías renovables, limpias, y no contaminantes de España cuando funcionen las dos plantas de biometanización que se construyen con ayuda económica de la Unión Europea.

Gallardón destacó que Valdemingómez es "un modelo de gestión sostenible", ya que pasan por sus instalaciones 1,6 millones de toneladas de basura, de la que se separa el 82 por ciento, produce 20 kilos de compost por madrileño y genera energía para mantener durante un año 100.000 viviendas. "Este inmenso entramado supone un material educativo de primera mano. Y si a través de él podemos lograr recuperar el 50 por ciento de los materiales reciclables, el ahorro energético equivaldría al consumo eléctrico de 300.000 habitantes", apuntó.

La ciudad de Madrid genera 4.286 toneladas de residuos al día, el 77 por ciento proceden de domicilios particulares y el 23 por ciento de empresas e industrias, y cada madrileño desecha 1 kilo de basura al día. Así, con los residuos de la capital en un sólo año se podría formar una montaña de 500 metros de altura, según datos municipales.

PROGRAMAS AMBIENTALES PARA TODAS LA EDADES.

Los programas educativos y las actividades se estructuran en función de la edad de los visitantes. El primero está dirigido a alumnos de entre 6 y 12 años. Los chavales aprenden a diferenciar los tipos de residuos y a clasificarlos, además de adquirir hábitos de consumo sostenible. La visita básica, para niños de entre 12 y 16 años, incluye maquetas y elementos interactivos. Por último, las visitas especializadas, dirigidas a universitarios, instituciones o profesionales del sector, comprenden recorridos por las plantas de desgasificación y generación de energía eléctrica.

Por su parte, Ana Botella justificó los programas municipales de educación ambiental por tratarse de una de las características que distinguen los países desarrollados de los que no lo son y por la misión de las administraciones de cuidar el entorno natural y el planeta en general.

La delegada de Medio Ambiente aseguró que el objetivo de su departamento para esta legislatura es conseguir el 'vertido cero', es decir, que de cada 100 unidades de desecho, se puedan reciclar todas, "y para hay que seguir apostando por separar en origen".

"Agradezco al alcalde haber invertido en una planta, la de Valdemingómez, que pronto se convertirá en una de las más importantes del mundo en reciclaje de residuos, y sacar el máximo rendimiento y el máximo contenido a algo que no es visible y lúcido, pero que es fundamental para mejorar la calidad de vida y el desarrollo de los madrileños", concluyó Botella.