Los 27 acuerdan sanciones a empresas que socaven los DDHH y el medio ambiente en su tercer intento

Archivo - Banderas de la UE en una imagen de archivo.
Archivo - Banderas de la UE en una imagen de archivo. - JAMES ARTHUR GEKIERE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO
Publicado: viernes, 15 marzo 2024 13:48

BRUSELAS, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los Veintisiete han logrado acordar este viernes la directiva de diligencia debida sobre sostenibilidad corporativa (CSDDD, por sus siglas en inglés), que prevé multas y sanciones para las grandes empresas que socaven los derechos humanos y el medio ambiente, aunque con la abstención de nueve países, según han confirmado fuentes diplomáticas.

La norma se ha adoptado a nivel de embajadores en un tercer intento que ha rebajado la ambición del texto inicial al afectar a menos empresas y después de que el pasado 28 de febrero un total de 14 países, entre ellos Alemania, Francia o Italia, expresase reparos sobre el texto.

Antes de eso, el 9 de febrero, los Veintisiete decidieron aplazar sin fecha las negociaciones, y desde entonces, la presidencia del Consejo, que este semestre corresponde a Bélgica, ha intentado abordar las preocupaciones planteadas por los Estados miembro en consulta con el Parlamento Europeo.

El Consejo y la Eurocámara ya llegaron a un acuerdo en diciembre de 2023, pero el texto debía ser todavía refrendado por los Veintisiete para su entrada en vigor.

La normativa ha contado desde el inicio con el apoyo de empresas y consumidores de la UE, como ha recordado la Fundación para la Justicia Medioambiental (EJF, por sus siglas en inglés), que en un comunicado asegura sentirse "aliviada" por el acuerdo pese a que considera que "el último texto tiene graves limitaciones".

Así, a pesar de lo que la Fundación califica de "evidentes deficiencias", admite que la legislación establece las bases para una conducta empresarial "más sostenible" y una mayor responsabilidad de las empresas, ya que permitirá a los gobiernos exigir que las grandes empresas rindan cuentas por los daños causados al medio ambiente o a los derechos humanos.

Pero la EJF recuerda que el nuevo ámbito de aplicación de la directiva, que "se ha reducido más allá de lo que había propuesto cualquiera de los mandatos de negociación acordados, limitará drásticamente las repercusiones positivas de estas nuevas normas, que sólo se aplicarán a las empresas de mayor tamaño".