Brasil e Italia dicen que la cumbre debe ser el "inicio" hacia una economía más justa

Actualizado 12/11/2008 0:15:46 CET

ROMA, 11 Nov. (EUROPA PRESS/G. Moreno) -

El presidente de Brasil, Luiz Ignacio da Silva, y su homólogo italiano, Silvio Berlusconi, describieron hoy la próxima cumbre del G-20, que se celebrará este sábado en Washington, como el inicio de una nueva economía más justa y equilibrada.

Ambos mandatarios mantuvieron hoy una reunión en la capital italiana para preparar juntos la próxima cumbre, en la que se tratará de encontrar soluciones compartidas a la actual crisis de los mercados.

En el marco de una conferencia que había sido organizado por el sindicato italiano Cisl, Lula consideró que la cumbre es sólo el principio de un "largo camino". Sin embargo, se puede decir que será "un inicio prometedor" hacia la creación de una "nueva dinámica económica", más justa y "solidaria" y menos basada en "el provecho de unos pocos".

Según Lula, es necesario demostrar que "el crecimiento, la estabilidad y la redistribución (de la riqueza) son perfectamente compatibles", justo en un momento en el que se está replanteando el esquema que hasta ahora ha sostenido la economía mundial.

Por su parte, Berlusconi avanzó que propondrá a los demás países "asegurar que los bancos siguen haciendo de bancos y garantizan los préstamos" acordados, según concretó en la rueda de prensa que ofreció junto a Lula da Silva.

Según el premier italiano, el G-20 "servirá para empezar a proponer nuevas reglas" contra la especulación y "a favor de la economía real". El objetivo es evitar que la situación de crisis actual "no se vuelva a repetir" en el futuro. "Es necesario que haya una autoridad que diga basta cuando el mundo de la finanzas se divorcia del mundo de la realidad", sentenció.

LULA ALABA A OBAMA

El recién elegido presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue otro de los temas abordados por Lula da Silva con ocasión de su visita a Italia. En particular, consideró que "no es poca cosa" que un negro haya conseguido llegar hasta la Casa Blanca.

Lula lo comparó a las elecciones de Evo Morales, el primer indígena que se ha convertido en presidente de Bolivia, Fernando-Lugo, que de obispo ha pasado a ser presidente de Paraguay, o a él mismo, que también pertenecía al proletariado, según explicó durante su conferencia ante sindicalistas.

Berlusconi prefirió la conferencia de prensa conjunta para reiterar que "el apoyo de Italia a la nueva administración americana es total". La semana pasada, Berlusconi desató una intensa polémica en Italia tras bromear diciendo que Obama es "joven, guapo y bronceado".

Asimismo, el premier italiano, aconsejó a Obama no continuar con "la escalada de relaciones negativas con Rusia". De todos los frentes abiertos, éste sería el "más importante", por encima incluso del conflicto en Irak, aseguró.

JUGADORES BRASILEÑOS CON LULA Y BERLUSCONI

Berlusconi sorprendió al presidente de Brasil invitando a Roma a los futbolistas brasileños Dida, Leonardo, Kaka, Ronaldinho, Pato y Emerson, que acogieron a Lula da Silva con amplias sonrisas y apretones de manos y se fotografiaron al lado de ambos líderes.

No obstante, en el caso de Afganistán, consideró "prematuro plantear números" e insistió que, frente a las demandas de aumento de tropas reivindicadas por mandatarios como el británico, Gordon Brown, "los esfuerzos deben ir en proporción a la capacidad militar de cada país".

López Garrido recordó que Reino Unido cuenta con el contingente militar más numeroso de la Unión Europea y reivindicó la labor de España en el país asiático, donde el pasado domingo dos soldados de la Brilat perdieron la vida en un atentado suicida. "Afganistán es un punto esencial porque es una amenza para la seguridad, pero el aumento de tropas no está en el orden del día", aseveró.

NUEVAS RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS

Con todo, el secretario de Estado español se mostró convencido de que la cercanía que Obama ya ha expresado en relación a Europa contribuirá a mejorar las relaciones a ambos lados del Atlántico. Así, consideró que tras el notable "debilitamiento" de Estados Unidos en los últimos años como consecuencia de "una determinada política", el presidente electo quiere un país "creíble y bien visto en el exterior porque esto lo refuerza".

En consecuencia, auguró una línea de "mejora de las relaciones con los aliados" a partir de la nueva Administración demócrata, que definió como "multilateralismo eficaz, frente al unilateralismo" que imputó al mandatario saliente, George W. Bush. "Hay una nueva agenda trasatlántica que quizá tenga un momento trascendental con nuestra Presidencia de la UE, puesto que coincidirá con la primera cumbre bilateral con Estados Unidos con Obama de presidente", concluyó.