Economía.- El Banco de Inglaterra destinará 65.000 millones en bonos canjeables por hipotecas para recuperar el mercado

Actualizado 19/04/2008 17:29:20 CET

Se trata de la mayor partida destinada por la institución a suministrar liquidez al sector bancario británico

LONDRES, 19 Abr. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez) -

El Banco de Inglaterra prepara un plan para recuperar la confianza en el mercado crediticio que supondrá un desembolso de 50.000 millones de libras (65.000 millones de euros) en conceptos de bonos del Estado, que la banca británica podrá canjear por parte de sus hipotecas en un plazo máximo de tres años, según ha informado la cadena BBC.

El proyecto, que ha sido diseñado por la entidad durante las últimas seis semanas, se dará a conocer la semana que viene y surge como respuesta del Gobierno ante la crisis financiera y las propias demandas del sector, que reclamó ayudas para desbloquear los efectos de la situación que estalló el pasado agosto en Estados Unidos y que ya ha granjeado numerosas críticas al primer ministro, Gordon Brown, por su falta de diligencia a la hora de ofrecer soluciones.

El propio Brown se reunió esta semana con los ejecutivos de los principales bancos del país para avanzar algunas de las medidas que acometerá su Gabinete, que en un intento por recuperar el mercado hipotecario ha autorizado al Banco de Inglaterra a inyectar 65.000 millones de euros mediante un sistema similar al que emplea Estados Unidos.

Así, las entidades podrán intercambiar parte de sus hipotecas por bonos del Estado en virtud de una propuesta que tiene como objetivo fundamental aumentar la confianza entre entidades y eliminar las dudas existentes en la actualidad entre los bancos acerca de la cartera hipotecaria de otros. De esta forma, el Gobierno distribuirá bonos que las firmas crediticias podrán canjear por paquetes de hipotecas que contarán como aval con el Banco de Inglaterra, que espera así incentivar a las compañías a prestarse entre ellas y acabar con los problemas de liquidez del mercado.

El plazo inicial se ha fijado en un año, pero las entidades tendrán la posibilidad de ampliarlo hasta un trienio, en base a la financiación sostenida en el tiempo que han reclamado. Además, los doce meses de duración en principio estipulados no tendrán que añadirse a la deuda nacional del Gobierno, si bien la acción supone la de mayor calado jamás acometida por las autoridades monetarias para aportar liquidez al sector bancario británico.

TENSIONES

En este sentido, el proyecto provocó enfrentamientos entre el propio Banco de Inglaterra, por un lado, y el departamento del Tesoro y la Financial Services Authority, el supervisor financiero, por otro, después de que estos dos últimos criticasen la lentitud del otro en la puesta en marcha de una iniciativa para prevenir la crisis de los mercados de crédito y evitar la recesión de la economía de Reino Unido.

Además, el Ministerio se prepara para las críticas por limitar la madurez de los bonos a un año, pero permitiendo su ampliación a tres, una decisión adoptada para evitar que pasasen a formar parte de la deuda nacional y quebrasen la estructura fiscal promovida en 1997 por el propio Brown cuando se hizo cargo de la cartera del Tesoro para mantener el balance del sector público en unos límites razonables.

Con todo, los 65.000 millones de euros no serán suficientes para cubrir las demandas del sector, puesto que representan la mitad de los 130.000 de nuevos préstamos de vivienda que deben garantizar cada año y se quedan lejos de los casi 400.000 millones de euros pendientes de devolución en el mercado. En este sentido, las firmas crediticias han advertido de que incluso con el plan, avanzado esta semana por el diario 'Financial Times', será difícil volver a la situación de hace un año.

En este contexto, el sector se reunirá el próximo martes con el ministro del Tesoro, Alistair Darling; y la titular de Vivienda, Caroline Flint; en una cumbre convocada para tratar de dar forma a soluciones para el mercado inmobiliario, que según datos difundidos ayer en Reino Unido, continúa una evolución a la baja cifrada por el Consejo de Prestamistas Hipotecarios en ocho puntos respecto al primer cuarto del año pasado.

Europa Press Comunicados Empresas