Economía/Consumo.- La restauración colectiva dice que su actividad está amenazada por la subida de los alimentos básicos

Actualizado 17/01/2008 19:23:04 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las empresas de restauración colectiva --comedores escolares, de empresa o de hospitales-- denunciaron hoy que la subida de los precios de los alimentos básicos está poniendo en riesgo su actividad, al no poder repercutir en los contratos el encarecimiento de estos productos.

El presidente de la Federación Española de Asociaciones Dedicadas a la Restauración Social (FEADRS), Fernando Sánchez, explicó que la cesta de la compra de estas empresas ha subido un 16,7%, mientras que muchos de sus contratos se actualizan mediante el IPC general, que cerró 2007 con un alza del 4,2%.

Por ello, según Sánchez, un gran número de contratos de estas compañías han pasado a ser deficitarios en un corto espacio de tiempo, produciéndose para el sector "un perjuicio económico desproporcionado, lo que representa una seria amenaza para su continuidad".

Respecto al impacto en la cuenta de resultados de estas empresas, el presidente de la Federación destacó que los resultados de las compañías antes de impuestos representaron márgenes muy bajos, de unos 3 puntos y medio, lo que está repercutiendo en la estabilidad de muchas empresas.

Respecto al plan de actuación, el presidente de la Federación Europea de Restauración Colectiva (FERCO), Antonio Llorens, explicó que expondrán sus inquietudes a las administraciones públicas para que vean cual es el problema por el que está atravesando el sector y para que los próximos contratos tengan en cuenta estos incrementos.

Asimismo insistió en que la solución sería fijar los precios y, en el caso de que hubiera variaciones en los parámetros se produjera una revisión de los contratos para que se adapten a la realidad del sector de la restauración colectiva, aunque sería un proceso "muy lento".

El secretario general de FEADRS, Javier Arenillas, informó de que ya han pedido cita con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para intentar paliar esta "incertidumbre", aunque apuntó, que hasta después de las elecciones del 9 de marzo prevén estar parados por la disolución de las Cortes.

Finalmente, la Federación confía en que las administraciones públicas sean "sensibles", ya que sino se soluciona esta situación se verán obligados "a dejar de dar de comer".