Economía.-La D.O. Ribera del Duero augura retraso en la cosecha que "puede dar lugar a una uva de calidad sobresaliente"

Actualizado 04/09/2008 19:31:16 CET

VALLADOLID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los responsables del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero auguraron hoy un "cierto retraso" en la cosecha de 2008 en comparación con un año habitual aunque estimaron que la próxima recolección "puede dar lugar a una uva de calidad sobresaliente".

Estas son las principales conclusiones del informe sobre la situación del viñedo en la Ribera del Duero a fecha de 3 de septiembre de 2008 al que tuvo acceso la agencia Europa Press.

En este informe, el Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero recuerda que, como suele suceder en esta zona de "climatología bastante extrema", la influencia del mes de septiembre será determinante a la hora de definir el resultado final de la cosecha e insistió en que de no producirse "sorpresas de última hora", como heladas tempranas, "puede dar lugar a una uva de calidad sobresaliente".

A fecha de 3 de septiembre, la superficie de viñedo en la Ribera del Duero es de 20.750 hectáreas y el número de bodegas inscritas en el Consejo Regulador asciende a 258.

Según precisaron las mismas fuentes, la característica general de este verano en la Ribera del Duero ha sido la de ausencia de lluvias y unas temperaturas, por lo general, levemente más suaves de lo habitual. No obstante, el desarrollo foliar de las plantas ha sido elevado debido a la "fuerte reserva hídrica" acumulada durante la primavera, "que sí se ha caracterizado, en este caso, por abundantes lluvias", recordaron desde el citado marchamo de calidad.

A pesar de ello, el Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero precisó que en algunas parcelas de suelos arenosos se han notado "leves síntomas de estrés hídrico" debidos a un "cierto agotamiento" de las reservas de agua. "Dada esta meteorología, y en términos generales, puede afirmarse que las plantas se encuentran con una superficie foliar suficiente como para completar un correcto proceso de maduración", aseguraron los responsables de este marchamo.

Para la D.O. Ribera del Duero, las características climáticas de todo el ciclo han dado lugar a un leve retraso --en torno a unos 12 días-- respecto de la media de los últimos cuatro años en la zona para llegar al estado fenológico de pleno envero.

En cuanto a otras contingencias, los responsables de la D.O. Ribera del Duero reconocieron que, desde el pedrisco sucedido el día 12 de julio, no se han dado graves accidentes climáticos y añadieron que en cuanto a plagas y enfermedades el estado sanitario del viñedo es en general óptimo, "aunque se han producido algunos brotes leves y aislados de oídio que han sido oportunamente controlados por los viticultores".

No obstante, las mismas fuentes aseguraron que la incidencia de estos últimos se minimizará debido a las ya habituales prácticas de vitícolas, como deshojado parcial y aclareo de racimos. En cuanto a otras enfermedades, como el mildiu o la botritis, los responsables de la D.O. Ribera del Duero explicaron que los modelos meteorológicos acontecidos no presentan, a fecha de hoy, grandes posibilidades de desarrollo de las mismas.

Europa Press Comunicados Empresas