Actualizado 14/01/2009 20:47 CET

Economía/Empresas.- La OCU aconseja a los afectados conservar el billete para poder reclamar una indemnización

Las indemnizaciones por la cancelación de un vuelo oscilan entre los 250 y los 600 euros

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Iliana Izverniceanu, señaló que las indemnizaciones a los pasajeros afectados de Iberia podrían alcanzar entre "los 250 y los 600 euros", en el caso de las cancelaciones, para lo que recomendó a los usuarios que guarden cualquier documento que sirva para poner una reclamación.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Izverniceanu, indicó que es "muy importante" aportar "cualquier documento de prueba para iniciar el procedimiento de una reclamación, como por ejemplo la tarjeta de embarque, el billete" o una acreditación de reserva de hotel.

Asimismo, señalaron que existen otro tipo de damnificaciones, "daños morales que son cuantificables de forma individual" y que el abogado valorará para cada caso.

"Creemos que ha habido una dejación de funciones también por parte de Fomento porque la nieve es previsible" y podía haberse evitado su intercesión en la actividad aeroportuaria, añadió finalmente en referencia a la demanda que también dirigirá contra Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), organismo dependiente del Ministerio que dirige Magdalena Álvarez.

DEMANDA A AENA E IBERIA

La OCU anunció ayer su intención de interponer una demanda contra el organismo dependiente del Ministerio de Fomento responsable de la gestión del aeropuerto madrileño y a Iberia por la "imagen lamentable" y el trato, en ocasiones, "no humano" recibido por los usuarios del aeropuerto de Barajas.

Izverniceanu consideró que la imagen dada en estos últimos días por el aeropuerto madrileño "ha sido lamentable", ya que "los pasajeros han visto sus derechos pisoteados" tanto por la compañía como por AENA, siendo objeto de una "desatención total" por parte de los responsables competentes en cuanto a la facilitación de información.

Por ello, la OCU ha decidido interponer una demanda "no sólo por el caos" generado por la nevada sino por el 'colapso' que desde el mes de diciembre viene sufriendo el aeropuerto de Madrid-Barajas. La huelga encubierta de pilotos ha entorpecido muchas operaciones y una gripe de varios controladores aéreos, también en entredicho, se han sumado a estas irregularidades.

"No tenemos más remedio que presentar esa demanda para defender los derechos --de los usuarios-- y que se indemnicen aquellos prejuicios causados" a las cerca de 60.000 personas que se estima se vieron afectadas, concluyó la portavoz de OCU.