Economía/Macro.- El Club de Exportadores e Inversores denuncia la falta de competitividad de España en el exterior

Actualizado 20/11/2007 19:32:39 CET

Propone un nuevo enfoque de la política de competitividad española que contemple los últimos cambios de la economía

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Club de Exportadores e Inversores denunció hoy la pérdida de competitividad de España en el exterior y aseguró que el modelo de crecimiento español basado en la construcción, la inversión en el desarrollo de una industria de bienes no comercializables y la baja productividad no es sostenible a medio plazo.

En un comunicado, el Club indicó que el fuerte crecimiento de la economía española en los últimos años ha enmascarado hasta ahora el problema de la baja competitividad de las empresas y alertó del peligro del bienestar y la riqueza de los españoles si no se revierte la tendencia.

Entre los principales problemas de competitividad, señaló el elevado déficit exterior de la economía española, el mayor del mundo en relación al tamaño de la economía (8,8% del PIB en 2006), y el bajo crecimiento de la productividad en España, "muy inferior" al registrado en EE.UU. o en la Unión Europea, así como la falta de avances en la innovación, investigación y desarrollo aplicado.

El Club indicó que la gestión macroeconómica que se ha realizado en España en la última década ha sido, en líneas generales, "acertada", aunque insistió en que los instrumentos de política macroeconómica son ahora "muy limitados" por el efecto de la participación en la Unión Económica y Monetaria (UEM) y por el carácter abierto de la economía española.

No obstante, consideró que el problema del déficit exterior es de producto y no de mercado, ya que se debe a la falta de una oferta exportable atractiva, por lo que consideró que la internacionalización resulta inseparable del concepto de competitividad, que, a su vez, está muy ligado al de productividad.

Para el Club, una de las principales consecuencias del modelo económico hasta ahora vigente ha sido la concentración de los poderes públicos en la vertiente interna de la economía en detrimento de la dimensión externa, lo que, según indicó, ha contribuido a un serio deterioro del marco institucional de apoyo a la actividad internacional de las empresas.

Este deterioro, a su parecer, se ha materializado en el estancamiento del esfuerzo presupuestario de la Administración central para la promoción de la actividad internacional, la ausencia de un proceso de revisión, reforma y renovación de los instrumentos de fomento de la internacionalización y la marginación de consideraciones relativas a la actividad internacional de las empresas españolas.

NUEVO ENFOQUE.

Por todo, el Club resaltó la necesidad de alcanzar un nuevo enfoque de la política de competitividad tras los profundos cambios que ha sufrido la economía mundial y la española, y destacó la importancia de crear una política de internacionalización de la empresa con un componente microeconómico diferente al actual.

Para el Club, el nuevo planteamiento tiene que permitir identificar nuevos focos de competitividad, desarrollar instrumentos de apoyo a la internacionalización de las empresas y garantizar la coordinación entre las diversas administraciones.

Asimismo, tiene que concluir con la mejor ubicación de la actual administración comercial en el departamento en el que cuente con más instrumentos para incidir en la productividad, así como en la necesidad de reformar la estructura operativa del ICEX y la revisión de la estructura de los mecanismos de apoyo público a la innovación y la productividad.