Actualizado 06/02/2007 23:30 CET

Economía/Motor.- Camps se reunirá con la directiva de Ford España para que concrete el proyecto industrial de Almussafes

VALENCIA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Economía y Hacienda, Gerardo Camps, se comprometió hoy a reunirse con las directivas de Ford España y de la planta que tiene la empresa automovilística en Almussafes (Valencia), para "pedirles concreción sobre el proyecto industrial" de la compañía para la factoría valenciana, según informó a Europa Press el secretario general de CCOO en Ford Almussafes, Miguel Rosaleny.

Camps, que se reunió hoy con el secretario general de CCOO PV, Joan Sifre, el secretario general de la Federación del Metal de esta organización, Ángel Quiles, y con Miquel Rosaleny, como representante de la sección sindical de la planta valenciana, expresó también su compromiso de "continuar reuniéndose" con los responsables de este sindicato para "seguir de cerca" las posibles "repercusiones" derivadas de la desaparición del Mazda, cuyos últimos modelos se fabricarán en abril, y que se úne a la del modelo Ka, que dejará de producirse a finales de 2007.

Expresó también a los responsables sindicales la "preocupación" del Ejecutivo autonómico por el "tejido industrial" de la Comunitat, y su "apuesta firme y clarísima" por el desarrollo de la región, al tiempo que hizo hincapié en la especial atención prestada a la factoría de Ford, sobre cuya situación indicó haberse quedado "bastante tranquilos" tras la reunión mantenida en Detroit (Estados Unidos) entre el jefe del Consell, Francisco Camps, y los responsables de la compañía.

Por su parte, Joan Sifre transmitió al titular de Economía la "preocupación general" del sindicato por la "situación industrial" de la Comunitat Valenciana, tras las "crisis experimentadas" por diferentes sectores del tejido empresarial y, más concretamente, su inquietud por la "situación actual de incertidumbre" que se vive en la planta de Ford Almussafes.

Así, los representantes sindicales expusieron a Gerardo Camps la alerta existente por la "pérdida de proyectos" de la factoría valenciana, unida a la "incertidumbre" que se vive en la misma a causa de la ausencia de noticias sobre si el volumen de producción del modelo Fiesta no adjudicado a las fábricas alemanes por falta de capacidad --alrededor de un 25 por ciento-- se adjudicará finalmente a Almussafes o no.

En este sentido, Rosaleny comentó que suponían que esa parte "era de Almussafes", pero incidió en que "ha pasado un año y medio" y siguen "sin tener noticias" ni "ningún tipo de confirmación" por parte de la dirección de Ford.

Incidió en que "en vez de concretar" si "ese modelo o modelos derivados" se producirán en la planta valenciana, durante el tiempo transcurrido tuvieron lugar "dos hechos que agravan más la situación", por un lado, el conocimiento de la puja de Ford Europa por una fábrica plenamente operativa de Rumania --que antes pertenecía a Daewoo y en la actualidad al gobierno rumano--, "con el añadido --dijo-- de que en el equipo que estudia la viabilidad del proyecto hay directivos de Almussafes", remarcó.

Por otro lado, Rosaleny explicó la alarma causada por el anuncio de que el Mazda dejaba de fabricarse en Europa, y la posterior comunicación de la empresa automovilística de que el modelo dejaba de fabricarse en abril de 2007, hecho que precipitó los acontecimientos, ya que se esperaba que el primer modelo que dejara de fabricarse en Almussafes fuera el Ka, "lo que daba más tiempo", apostilló.

En este punto, el secretario general de CCOO en Ford Almussafes lamentó que "las cosas van empeorando", y a pesar de los mensajes de la empresa de que la planta valenciana "es un pilar fundamental para la estrategia de Ford en Europa", tras "año y medio" siguen sin lograr que se concrete el proyecto industrial para la factoría.

Europa Press Comunicados Empresas