Actualizado 28/06/2007 20:22 CET

Economía/Motor.- Los ministros de Medio Ambiente respaldan obligar a los fabricantes de coches a recortar las emisiones

Berlín admite que hay un "gran conflicto" entre la industria automovilística de Alemania y las de Italia y Francia sobre cómo repartir el recorte

LUXEMBURGO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea respaldaron la propuesta de la Comisión de obligar por ley a los fabricantes de coches a reducir las emisiones de CO2 hasta lograr el objetivo de 120 gramos por kilómetro en el año 2012. También apoyaron que la carga se reparta entre la tecnología de los vehículos, a la que se fija como límite 130 gramos, y otras medidas adicionales, como el uso biocarburantes, que deberán lograr otros 10 gramos de reducción.

No obstante, los Veintisiete no se pusieron de acuerdo en si estos objetivos tienen que medirse en cada segmento de mercado de coches o de manera global en el conjunto de la industria automovilística. "Hay un conflicto enorme entre la industria automovilística alemana y la de Francia e Italia", admitió el ministro alemán de Medio Ambiente y presidente de turno del Consejo, Signar Gabriel.

Franceses e italianos quieren que los objetivos se midan en cada segmento porque su producción es de vehículos de tamaño mediano y pequeño que están muy cerca de cumplir con los límites exigidos, mientras que Alemania aboga por una medición global porque su industria está especializada en coches de gran tamaño que contaminan mucho más, según informaron fuentes comunitarias

"Los que producen coches más grandes tienen que hacer más esfuerzos para reducir el CO2 pero no es posible llegar a una solución en la que sólo los fabricantes de grandes vehículos tengan que reducir el CO2 porque el 60% de los coches producidos en Europa son de tamaño medio y más del 20% pequeños. No se puede alcanzar la reducción de 120 gramos sin recortes también en el tamaño medio y en los minis", aseguró el ministro alemán de Medio Ambiente.

Por su parte, el comisario de este departamento, Stavros Dimas, explicó que la propuesta legislativa que presentará la Comisión sobre el recorte del CO2 en los coches "no discriminará a ningún productor ni distorsionará la competencia" y además prestará especial atención a cualquier posible efecto sobre el empleo.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, rechazó que las obligaciones se apliquen por segmentos porque a su juicio ello "debilitaría el esfuerzo que debe de hacerse en todos y cada uno de los segmentos" y expresó su pleno respaldo a la propuesta de la Comisión porque envía una "señal clara en la dirección correcta a los fabricantes de automóviles".

Narbona destacó que España está siguiendo las recomendaciones del Ejecutivo comunitario de utilizar los impuestos para incentivar una reducción de las emisiones de CO2 por parte de los coches. "Ya hay un acuerdo en el ámbito parlamentario que se va a traducir en una decisión del Consejo de ministros para que el impuesto de matriculación se gradúe en distintos niveles impositivos de acuerdo con las emisiones de CO2", recordó.

Europa Press Comunicados Empresas