Actualizado 30/03/2012 19:57 CET

Lleida abre la temporada de deportes de aventura por Semana Santa que supone un impacto de 62 millones

Descensos En Rafting En El Noguera Pallaressa En Llavorsí
EUROPA PRESS

LLAVORSÍ (LLEIDA), 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La cercanía de las vacaciones de Semana Santa, el buen tiempo y el inicio del deshielo en Lleida han dado este viernes el pistoletazo de salida a la temporada de deportes de aventura en las comarcas leridanas en la que participan 171 empresas.

El turismo activo, que incluye los deportes de aventura, tiene un impacto económico global de 62 millones de euros sobre el territorio, ha explicado el presidente de la Diputación, el convergente Joan Reñé, junto al río Noguera Pallaressa, donde las empresas han ofrecido una demostración de rafting.

El Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida, el Consejo Comarcal del Pallars Sobirà y empresas de sector han presentado este viernes en Llavorsí la temporada en las comarcas leridanas que mantienen el liderazgo en España.

"Desde la Diputación, el Patronato de Turismo trabaja con compromiso en la promoción de todas estas actividades, al lado de las asociaciones de deportes de aventura para ayudarles a promocionarse", ha señalado.

Reñé ha insistido en que el turismo activo y los deportes de aventura son un sector estratégico y un motor importante de la actividad turística de sus comarcas.

Las 171 empresas son un 18% más que en 2008, a pesar de la crisis, según el avance de un estudio del Patronato de las 50 las actividades acuáticas, terrestres y aéreas que agrupa el negocio de la aventura.

El volumen de negocio alcanzó en 2011 los 20,6 millones de euros, considerando sólo los servicios ofrecidos por las empresas del sector; con el alojamiento, las comidas y extras, el impacto económico del sector es de 62 millones de euros.

Según el estudio del Patronato de Turismo, a pesar del incremento de empresas, la actividad del sector se ha reducido un 14% entre el 2008 y el 2011, como consecuencia de la recesión económica global.

El conjunto de las empresas gestionaron unos 600.000 servicios, un 4% menos que en 2008; y el sector muestra una tendencia a la diversificación geográfica.

Aunque la mayoría de las empresas están en la montaña, cada vez hay más en la Plana, uno de los factores a los que el Patronato de Turismo atribuye el aumento de empresas en plena crisis.

AMPLIO ABANICO DE ACTIVIDADES.

El rafting y el barranquismo, en las actividades de agua; los paseos a caballo, el senderismo y la BTT, en cuanto a las de tierra; y el parapente, en las propuestas de aire, continúan constituyendo la columna vertebral del sector; pero se ofrece un amplio abanico con más de 50 actividades diferentes.

Las actividades de agua registraron en la última campaña 374.500 servicios, seguidas de las de tierra (216.000) y las de aire (9.500).

El Patronato ha detectado un ligero descenso de los deportes de tierra, como la BTT y un incremento significativo de las rutas a caballo.

En los deportes de aire, el parapente continúa siendo lo más atractivo de estas disciplinas, que comportan un elevado impacto económico en la comarca de la Noguera.

La mayoría de empresas --a excepción de las que han abierto las puertas hace relativamente poco-- han tenido un descenso en el volumen de ingresos y plantean el futuro con criterios de austeridad y optimización máxima de los recursos.

Del total de 171 empresas, 137 pertenecen a la zona del Pirineu y Prepirineu (destacan las 37 del Pallars Sobirà, las 29 de Val d'Aran, las 19 de la Alt Urgell, las 15 de la Cerdanya, las 13 del Pallars Jussà, las 13 de alta Ribagorça y las 11 del Solsonès) y 34 a la Plana (13 en la Noguera, 7 en el Segrià y en el Urgell, 4 en la Segarra, 2 en el Pla d'Urgell y 1 en las Garrigues).

Según el estudio, presentado por el director del patronato, Jordi Blanch, hay un incremento significativo de empresas dedicadas a los deportes de aventura y turismo activo (26% más que en 2008) en las comarcas de la Plana, que ofrecen básicamente actividades terrestres.

"En estos momentos, pues, todas las comarcas leridanas ofrecen propuestas de turismo activo", ha precisado Blanch.

2.200 EMPLEOS CON 875 AUTÓNOMOS

Los deportes de aventura ocupan actualmente a 2.200 personas --500 menos que en época de bonanza--, de las que unas 700 trabajan a tiempo completo, unas 600 a tiempo parcial y unas 875 son personal autónomo o freelance.

En el ámbito de los recursos humanos, el estudio observa como la subcontratación entre empresas tiene una presencia significativa en el sector.

En cuanto al perfil del cliente, la percepción de las empresas es que está registrando un cierto cambio.

Hace años la mayoría llegaba en grupo de amigos pero ahora lo hace con la familia o su pareja.

Las empresas han detectado un aumento del número de usuarios que llegan al territorio con el servicio ya contratado o les han regalado un pack en origen y que quieren probar nuevas experiencias en su tiempo de ocio.

Se trata de un visitante geográficamente cercano, procedente sobre todo de Barcelona y de su área metropolitana, aunque el número de usuarios de Madrid, el País Vasco y Valencia continúa siendo importante.

La mayoría se desplaza en verano, pero también --dependiendo de las condiciones meteorológicas-- por Semana Santa y durante el resto del año, aprovechando los puentes festivos y las vacaciones de Navidad.

Las empresas situadas en la Plana registran visitantes prácticamente todo el año, a excepción de los periodos más duros del invierno.

El cliente que visita las comarcas de Lleida hace un gasto medio global diario de unos 105 euros: 35 euros la actividad más 70 entre el alojamiento, una comida y otros gastos.

Europa Press Comunicados Empresas