Actualizado 17/01/2008 01:01 CET

La oferta de pisos sin comprador puede superar el millón a lo largo de este año

MADRID, 17 Ene. (OTR/PRESS) -

El mercado inmobiliario continúa estancándose, de forma que aumenta el número total de viviendas pendientes de venta en manos de los promotores. El Instituto de Práctica Empresarial (IPE), asegura que en el primer trimestre el parque de estas viviendas alcanzará el medio millón y el doble a partir de marzo, como consecuencia de la caída en el ritmo de las ventas de un 50%. Sin embargo, el problema de estas viviendas sin comprador no es la falta de demanda, que "quiere pero no puede" acceder a una, por lo que necesita mejoras en las condiciones de financiación y que no se consoliden los actuales niveles de paro, que llevan varios meses superando la barrera de los dos millones de desempleados.

A pesar de que la subida de los precios de la vivienda mantiene una senda de desaceleración, los problemas de financiación continúan dificultando el acceso de los ciudadanos a una vivienda, lo que se traduce en el considerable aumento de las que permanecen pendientes de venta. Así, la cifra de estas viviendas aumenta en gran medida según aseguró hoy el IPE durante la presentación de un informe de tendencia de precios del mercado inmobiliario en 2008.

Allí, el director del área de investigación del IPE, José Antonio Pérez, aventuró que durante el primer trimestre del año, los inmuebles, tanto nuevos como de segunda mano, sin comprador serán 500.000, cifra que se incrementará hasta el millón a partir del mes de marzo. Estas cifras revelan una caída del ritmo de ventas del 50%, ya que supone aproximadamente la mitad de las más de 1,8 millones transaccionadas a lo largo del año 2007 y que ya supusieron una caída del 5,1% respecto a 2006.

Pero estos datos no implican, ni mucho menos, una falta de demanda de inmuebles, sino todo lo contrario. Según explicó Pérez, "la demanda latente está ahí", esperando para poder lanzarse a la compra de una casa, tal y como demuestran las abarrotadas listas de espera para la obtención de una vivienda de protección. Por ello, aseguró que lo necesario es mejorar las condiciones de financiación para abrir las puertas de una nueva casa a toda esa demanda que "quiere y no puede" adquirir una.

Por ello, el IPE considera que este excedente de viviendas vacías podría ser absorbido de materializarse estas mejoras y siempre y cuando no se consolide la tasa de paro, que en los últimos meses ha superado los dos millones de desempleados. Al mismo tiempo, los agentes de venta, aconsejan desde IPE, deberán incrementar sus líneas de marketing financiero para permitir el acceso a la demanda potencial de viviendas, ya que las rebajas en el mercado de la vivienda no harán más que crear una expectativa de futuras caídas mayores.

DESACELERACIÓN DE PRECIOS

"El mercado inmobiliario está marcando un momento de estabilidad en sus precios", por lo que "para quien pueda comprar", es buen momento para hacerlo. Pérez se refería así a la evolución que seguirá el mercado, de forma que prevé un incremento del precio de la vivienda del 1,92% en 2008, cifra que se traduciría en una caída real de precios al situarse por debajo de los niveles esperados de IPC para este año. De hecho, en IPE constatan ya descensos en los precios de la vivienda de segunda mano.

Además, por si esto fuera poco para la construcción, no sólo verán reducidos sus beneficios a lo largo del año, sino que los costes de construcción se verán incrementados más de cuatro veces por encima de los precios de venta. Por otra parte, debido a la necesidad de los promotores de vender sus viviendas, el precio del suelo podría descender un 5,33%, según las previsiones de IPE.

Estos datos no contribuyen a mejorar la situación que hoy día vive el sector de la construcción, ya que debido a los efectos de la crisis 'subprime' se prevén la pérdida de multitud de puestos de trabajo derivada de la desaceleración del sector. En este sentido, desde IPE consideran que es "demasiado tarde" para intentar remediarlo y proponen que una buena solución habría sido poner "20.000 millones de euros en inversión directa en proyectos adicionales en 2007" para evitar los problemas de trasvase de un sector a otro de aquellos trabajadores afectados por la crisis.

Europa Press Comunicados Empresas