Actualizado 14/03/2009 20:31 CET

Los países del G-20 acuerdan tomar medidas de forma coordinada

LONDRES, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los países miembros del G-20 acordaron hoy tomar medidas de forma coordinada para restaurar el crecimiento económico, reformar el sistema financiero internacional y apoyar el crédito.

En una declaración conjunta emitida tras la reunión que mantuvieron este sábado en el condado de West Sussex (sur de Inglaterra) para preparar la próxima cumbre del G-20, que se celebrará en Londres el 2 de abril, expresaron su disposición a emprender "las acciones que sean necesarias hasta que se recupere el crecimiento".

"Hemos llevado a cabo acciones decisivas, coordinadas e integrales para fomentar la demanda y el empleo (...). Nos comprometemos a luchar contra todas las formas de proteccionismo y mantener la apertura del comercio y la inversión", afirmaron.

Según los miembros del G-20, su "máxima prioridad" es "restaurar el crédito", algo que harán abordando los problemas del sistema financiero mediante el apoyo a la liquidez del sistema, la recapitalización de bancos y la gestión de los activos tóxicos, todo ello dentro de un marco común.

Asimismo, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales reconocieron que las políticas de expansión fiscal son "vitales" para el crecimiento y el empleo y destacaron la importancia de actuar conjuntamente y de aplicar "sin demora" las medidas ya anunciadas.

"Los tipos de interés se han recortado drásticamente en la mayoría de los países, y los bancos centrales del G-20 mantendrán las políticas expansionistas mientras sea necesario, utilizando todo el abanico de instrumentos de la política monetaria, incluidos los instrumentos de la política no convencional", dice la declaración.

Además, los países del G-20 señalaron que se supervisarán todas las agencias de calificación crediticia que sirvan a fines reguladores.

ECONOMÍAS EMERGENTES

Por otro lado, los participantes en la reunión de West Sussex recalcaron su compromiso con las economías emergentes y los países en desarrollo para ayudarles a afrontar el gran cambio que se ha producido en los flujos internacionales de capital.

En este contexto, insistieron en la urgencia de incrementar "de forma muy sustancial" los recursos de las instituciones financieras internacionales. "También debemos garantizar que todos los bancos multilaterales de desarrollo tienen el capital que requieren" con el fin de ponerlo a disposición de "los más pobres", agregaron.

Para fortalecer la eficacia y la legitimidad de las instituciones financieras internacionales --dice la declaración-- "debemos mejorar su gobernanza y asegurar que reflejan totalmente los cambios que experimenta la economía mundial". Concretamente, el G-20 se refiere a las economías emergentes y en desarrollo, "incluidas las más pobres", las cuales, a su juicio, "deberían tener más voz y una representación mayor".

RECOMENDACIONES DE CARA A LA CUMBRE

Por último, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales presentaron una serie de recomendaciones de cara a la cumbre de Londres para que se garantice que todas las instituciones, mercados e instrumentos financieros importantes para el sistema están "sujetos a un grado de regulación y de supervisión adecuado" y que los fondos de alto riesgo que poseen (o quienes los gestionan) están registrados y que se facilita la información necesaria para evaluar los riesgos que suponen.

Asimismo, hicieron hincapié en la importancia de garantizar que las normas financieras reducen, y no amplían, los ciclos económicos, y que se refuerza la cooperación internacional con el fin de prevenir y resolver las crisis.

Europa Press Comunicados Empresas