Quince patronales se unen contra la nueva fiscalidad eléctrica

Actualizado 11/10/2012 13:08:55 CET
Descarga de perfiles de acero en Asturias
EUROPA PRESS

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sector industrial español ha creado un frente de oposición a la nueva fiscalidad eléctrica aprobada por el Gobierno en el que participan ya quince patronales de sectores tan diversos como la cogeneración, la electrónica, la cerámica o la siderurgia.

Las quince patronales han remitido una carta abierta al Ejecutivo en la que le advierten de que el proyecto de ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética generará una "pérdida de competitividad inmediata" en muchos sectores y "pondrá el riesgo la supervivencia del tejido industrial español y de miles de empresas", lo que tendrá "consecuencias irreversibles para el empleo".

La carta aparece firmada por la asociación empresarial de la cogeneración Acogen, de gran consumo eléctrico Aege, de cerámica Ascer, de papel Aspapel, de madera Confemadera, de metal Confemetal, de fundición FEAF, de química Feique, de alimentación y bebidas FIAB, de ladrillos Hispalyt, de cemento Oficemen, de textil Consejo Intertextil Español, de siderurgia Unesid, de cobre Unicobre y de vidrio Vidrio España.

Los firmantes recuerdan que las naciones más ricas del mundo son las que tienen sectores industriales más potentes y que este tipo de actividad es "el motor con el que avanzan la economía y la sociedad".

No obstante, el Gobierno ha aprobado unas medidas fiscales destinadas únicamente a acabar con el déficit de tarifa y que "obvian" todos los costes que se trasladarán a los consumidores industriales, que se verán abocados a la "deslocalización", lo que a su vez tendrá consecuencias "irreversibles" para la economía, señalan.

"Si se pone en riesgo el futuro de la industria" también se pondrán en riesgo "los más de 250.000 millones de euros y dos terceras partes del PIB que generan los sectores firmantes de este documento", advierten, así como cuatro millones de empleos. "Ya no habrá empresas a las que imponer una presión fiscal desmedida para acabar con el déficit de tarifa", afirman.

Las asociaciones industriales consideran además que el Gobierno, al tratar de solucionar un problema, podría crear "otro mucho mayor", y que "la industria española, en las condiciones actuales, no puede asumir un coste energético de esta magnitud".

"Lo peor", indican, es que este encarecimiento de la energía no se producirá por las condiciones de mercado ni por que las empresas sean incapaces de competir con otras del mundo, sino que se deberá a una "iniciativa legislativa desproporcionada" que "no ha previsto que en sus actuales términos arrastrará las empresas al cierre".

Por último, las empresas consideran que el proyecto de ley "tiene solución y puede modificarse" para cumplir sus objetivos y no poner a las empresas en riesgo. La norma se encuentra en la actualidad en el Congreso, en fase de enmiendas.