Renfe salda con 320 trenes cancelados y miles de afectados la huelga que secundan 400 trabajadores

Publicado 15/07/2019 19:23:37CET
Estación con tren AVE y viajeros de Renfe
Estación con tren AVE y viajeros de Renfe - RENFE - Archivo

La operadora llevará ante los tribunales la convocatoria mientras afronta otros cuatro días de paros en fechas clave de las vacaciones

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Renfe saldó la jornada de huelga convocada por CC.OO. con la cancelación de 320 trenes, los que no se incluyeron en servicios mínimos y cuya supresión afectó a sus miles de pasajeros, que tuvieron que ser reubicados en otro tren, devolver su billete o cambiarlo para viajar en otra fecha.

La compañía ferroviaria contabilizó un total de 33.000 devoluciones de billetes de sus distintos tipos de trenes a lo largo de la jornada, cifra un 37,5% superior a la que registra a diario y por distintas causas.

La convocatoria de huelga fue secundada por 396 trabajadores de la compañía ferroviaria en el conjunto de la jornada, el 6,26% del total de 6.324 empleados que podían sumarse al paro por no estar incluidos en servicios mínimos ni de vacaciones, según informaron a Europa Press en fuentes de la operadora. De su lado, CC.OO. elevó el seguimiento al 70%.

A pesar de las tradicionales dispares cifras de seguimiento, Renfe y CC.OO. coincidieron en que la jornada se desarrolló con normalidad, sin incidentes y con estricto cumplimiento de los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Fomento.

"El hecho de que se consideren abusivos los servicios mínimos no implica que no se respeten", aseguraron a Europa Press en fuentes del sindicato. "La jornada transcurre sin incidencia y con cumplimiento de los servicios mínimos", indicó Renfe.

Estos servicios mínimos dictados por Fomento garantizaron la circulación de 280 trenes AVE y Larga Distancia, el 72% de los inicialmente programados para este jornada, lo que no obstante supuso cancelar los 107 restantes.

Asimismo, cubrió la salida de 390 trenes de Media Distancia (regionales), el 65% de los previstos, tras la supresión de 213, y el 50% del servicio habitual de Cercanías, el 75% en 'horas punta'.

Fomento atribuyó estos porcentajes de servicios esenciales al hecho de que se trataba de "una jornada de excepcional movimiento de viajeros".

"Coincide la movilidad propia de un lunes laborable con el final e inicio de quincena vacacional, afectando tanto a los servicios de cercanías, como a los de Media Distancia y Largo Recorrido", argumentó el Ministerio.

En cuanto a los miles de viajeros de aquellos trenes suprimidos por no estar incluidos en los servicios mínimos, Renfe les ofreció cambiar el billete para otro tren de este mismo lunes, siempre que fuera posible, o bien anularlo o cambiarlo de fecha.

La compañía ferroviaria asegura haber informado del paro "a través de todos los canales disponibles" y de forma individual, mediante mensajes al móvil, a los pasajeros de los trenes cancelados que compraron sus billetes por Internet y dejaron sus datos de contacto.

RENFE IRÁ A LOS TRIBUNALES.

No obstante, la operadora anunció que recurrirá la convocatoria de huelga ante los tribunales por considerarla "improcedente" e "injustificada", toda vez que una de las reivindicaciones de CC.OO. está precisamente pendiente de una resolución judicial.

Se trata de la forma en que se aplica la reducción de la jornada semanal a 37,5 horas en la compañía. Los sindicatos piden aplicarla de forma acumulada, esto es, dando diez días libres a los trabajadores, mientras que la empresa apuesta por una reducción de la jornada diaria.

Los otras dos reclamaciones del sindicato convocante son aumentar el empleo neto en la empresa, para que cuente con recursos humanos suficientes de cara a la próxima entrada de competencia en diciembre de 2020, y consolidar las pagas por productividad recibidas en los dos últimos años.

NUEVOS PAROS A LA VISTA.

Renfe afrontó la jornada de huelga con la advertencia de nuevos paros por parte de CC.OO. y el anuncio de cuatro jornadas de paros parciales, en este caso por parte del sindicato CGT, que también coinciden con fechas claves en la movilidad de los viajeros durante las vacaciones de verano.

Los paros de CGT, con los que también reclama aumentar el empleo en Renfe, están programados para dos franjas de cuatro horas cada una (entre las 12.00 y las 16.00 horas y entre las 20.00 y las 24.00 horas) en los días 31 de julio, 14 y 30 de agosto y el 1 de septiembre.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas