Economía/Motor.- Fomento reformulará el Plan VIVE de autobuses porque no cumple las expectativas del sector

Actualizado 06/12/2009 12:55:57 CET

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Fomento "reformulará" el Plan VIVE de autobuses, aprobado el pasado mes de junio, porque no cumple con las previsiones y con las expectativas del sector del transporte de viajeros en autobús, informaron a Europa Press en fuentes del sector.

El plan, incluido ahora en la nueva la Ley de Economía Sostenible, se puso en marcha a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) con una dotación de 236 millones de euros y con el fin de renovar unos 2.100 autobuses durante este ejercicio y 2010.

Todo ello con el múltiple objetivo de estimular el mercado de autobuses y autocares, ayudar al sector de la automoción, impulsar la accesibilidad de personas con discapacidad y reducir las emisiones de gases contaminantes.

No obstante, el plan no está teniendo la respuesta esperada por parte del sector, fundamentalmente por la obligación que establece de que el nuevo autobús esté dotado con plataforma para garantizar la accesibilidad a personas discapacitadas.

Las mismas fuentes, a partir de sus datos de demanda de viajeros, argumentan que no todos los autobuses, sobre todo en el segmento de transporte discrecional, necesitan estar adaptados para personas con escasa movilidad. Además, argumentan que el coste de instalar esta plataforma (entre 12.000 y 15.000 euros) anula prácticamente la subvención del plan.

El ministro de Fomento, José Blanco, ha mostrado no obstante su disposición a modificar el plan atendiendo así las peticiones de las empresas de transporte de viajeros en autobús que las principales patronales del sector (Asintra, Anetra y Fenebús) le trasladaron en una reunión mantenida recientemente.

En el encuentro, solicitaron que el Plan VIVE se modifique para que pueda acogerse al mismo todo el sector y todos los vehículos sin distinción se puedan beneficiar de las ayudas a la renovación.

En virtud del plan aprobado en junio, el Gobierno facilita financiación (de hasta el 100% del importe total de compra del nuevo vehículo) en condiciones preferenciales a empresas o autónomos del sector que quieran renovar su flota sustituyendo autobuses de más de diez años de antigüedad por vehículos nuevos, menos contaminantes, más seguros y plenamente accesibles.

Para acogerse al plan, las empresas deben dirigirse a las entidades financieras que colabores con el ICO y dar de baja el vehículo de más de diez años que pretendan sustituir. El nuevo autobús además de estar homologado conforme a la normativa de emisiones o de estar propulsado por hidrógeno, gas natural o electricidad, debe contar con plataforma para personas discapacitadas.