La UE y EEUU deben asumir la mitad del coste para reparar el cambio climático en países en desarrollo, según WWF

Publicado 04/12/2019 15:23:10CET
COP25.- La UE y EEUU deben asumir la mitad del coste para reparar el cambio clim
COP25.- La UE y EEUU deben asumir la mitad del coste para reparar el cambio clim - Tafadzwa Ufumleli/ZUMA Wire/dpa - Archivo

   MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La responsabilidad económica que deben asumir la Unión Europea para reparar el daño provocado por los desastres climáticos en los países en desarrollo es de algo más de 25.000 millones de dólares hasta 2022, es decir, aproximadamente la mitad del coste global, según un informe de WWF presentado este miércoles en la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático (COP25) que se celebra en Madrid.

   El estudio de 'Civil society review' cuantifica la responsabilidad por países en función de las emisiones que han generado desde que se inició la revolución industrial en las naciones más desarrolladas y los efectos que esto ha provocado en los países más vulnerables.

   El informe 'Can Climate Change-Fuellen Loss and Damage Ever Be Fair', presentado por la ONG calcula que es necesario movilizar una financiación de 50.000 millones de dólares en 2022 para reparar las pérdidas por el cambio climático en los países en desarrollo, que son, precisamente los que más sufren por el impacto del cambio climático.

   El estudio, en el que han participado un centenar de ONGs, concluye que de este coste, Estados Unidos y la Unión Europea deben asumir más de la mitad del coste de reparación.

   Uno de los temas de las negociaciones que se desarrollan hasta el 13 de diciembre en la COP de Chile que tiene lugar en la capital española es, precisamente la reparación de las pérdidas y los daños en los países en desarrollo.

   En estos días, queda por definir los mecanismos para movilizar la financiación climática mediante nuevas e innovadoras vías como impuestos a los combustibles fósiles y transacciones financieras, que podrían generar recursos a gran escala para los países que están en primera línea de los efectos del cambio climático.

   El análisis evalúa la responsabilidad económica de los países desarrollados, por su contribución al aumento de la temperatura global, y destaca la necesidad de fijar respuestas eficientes frente a los desastres climáticos, la importancia de repensar el sistema alimentario para hacerlo resistente en un entorno de ecosistemas desestabilizados y dar una respuesta a la creciente crisis migratoria que proteja los derechos de las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares.

   El documento reclama a los países desarrollados que empiecen "inmediatamente" a proporcionar financiación pública para apoyar la adaptación climática y abordar las pérdidas y daños provocados por el cambio climático.

   La base del informe es que se calcula la "parte justa" de responsabilidad de cada país para fijar los costes en función de las emisiones históricas al cambio climático y su capacidad para tomar medidas climáticas, en función del ingreso nacional.

   En concreto estima que el 30 por ciento del coste por los daños causados corresponde a Estados Unidos; el 24 por ciento a la Unión Europea; mientras que a India el corresponde un 0,5 por ciento.

   Así, sugiere que se debería proporcionar una nueva financiación y otros 50.000 millones de dólares en 2022, para así aumentar a un mínimo de 300.000 millones de dólares para 2030.

   Entre los países que más afectados están por los costes humanos del cambio climático figura Mozambique, que sufre una crisis alimentaria que afecta a 45 millones de personas así como 648 muertos, millones de desplazados y se han destruido hogares, infraestructuras y cultivos, lo que ha provocado más de 3 millones de daños.

   El experto en Política Global de Adaptación Climática para WWF, Sandeep Clamling Rai ha dicho durante la presentación del informe que la lucha de las personas por la justicia social y económica se ha posicionado en el centro del tablero, en paralelo con la lucha contra la crisis climática.

   Así, en su opinión, estas luchas son alimentadas por la creciente desigualdad, la pobreza y los impactos del cambio climático en las comunidades más pobres y marginadas y los ecosistemas vulnerables de todo el mundo. "Tenemos poco tiempo para responder a las crecientes demandas de las personas", ha añadido.

   Por ello, ha reclamado que para evitar el caos los países ricos prioricen la financiación de pérdidas y daños, al tiempo que ha precisado que una forma de enfocar estos esfuerzos es mejorar las soluciones basadas en la naturaleza, para minimizar las pérdidas y daños futuros al mismo tiempo que se aborda la crisis climática.

   El informe destaca que las pérdidas y daños por el cambio climático podrían alcanzar los 300 o 400 miles de millones cada año y una ONG que ha colaborado con el estudio calcula que los países desarrollados deberían destinar 4 billones de dólares anuales hasta 2030 en los países menos desarrollados para enfrentar los daños en proporción con el tamaño de sus economías.

   Sin embargo, el estudio recomienda que estos establezcan de un objetivo mínimo anual de al menos 50.000 millones de dólares al año hasta 2022 y a partir de 2025 hasta 2030 un total de 300.000 millones de euros para paliar las pérdidas y daños a través del Mecanismo de Varsovia de la ONU.

Contador