El Defensor del Pueblo supervisa un vuelo de deportación de inmigrantes

Actualizado 03/02/2015 18:36:47 CET

Esta semana se fletarán dos vuelos macro a Nigeria y Ecuador y España participará en un vuelo de FRONTEX con destino a Georgia

   MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Técnicos del Defensor del Pueblo supervisaron la semana pasada un vuelo de deportación de inmigrantes organizado por la Comisaría General de Extranjería y Fronteras en colaboración con FRONTEX que expulsó de España a 61 personas de Colombia y República Dominicana. Esta semana hay previstos dos nuevos vuelos a Ecuador y Nigeria y un tercero a Georgia cuyos ocupantes, internos del CIE de Madrid, han sido ya notificados,.

   Según informa la institución, que encarna el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura en España, el vuelo se desarrolló entre el 28 y el 30 de enero para expulsar a 45 ciudadanos colombianos y 16 dominicanos, a los que se dejó en Bogotá y Santo Domingo, respectivamente.

   Su misión consistió en supervisar tanto la recepción en el aeropuerto de Madrid-Barajas de las personas extranjeras que iban a ser repatriadas, como el embarque en el avión y el procedimiento seguido durante todo el vuelo hasta la llegada al destino, aunque las conclusiones no se darán a conocer hasta el informe anual de la institución.

   Desde que en el año 2010 el Defensor del Pueblo asumió funciones de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, ha supervisado seis vuelos FRONTEX con destino Ecuador y Colombia; Macedonia y Serbia; Albania y Georgia (en dos ocasiones); Nigeria; y Colombia y República Dominicana.

   En la actualidad, esta es la única institución que proporciona información sobre los vuelos de repatriación de inmigrantes que organiza o en los que participa España. Su último informe, publicado en junio de 2014, reveló que a lo largo del año anterior, se fletaron 148 vuelos con los que se deportó a 3.111 inmigrantes.

   Aquel año, una delegación viajó en un vuelo de deportación con destino Quito/Bogotá que expulsaba a 35 ecuatorianos y 56 colombianos en el que no se produjeron incidentes pero sí se pusieron de manifiesto algunas deficiencias, como la falta de reconocimiento médico de todos los repatriados, la ausencia de equipos de reanimación en el avión o la falta de un lugar adecuado para cachear a estas personas y esperar con ellas al embarque.

   Aunque la mayoría de los vuelos de repatriación que organiza España tienen como destino Ceuta o Melilla y son para expulsar a ciudadanos a países del norte de África, en 2013 participó en 18 expediciones internacionales organizadas por FRONTEX y fletó en solitario 15 vuelos con destino a terceros países como Nigeria, Senegal o Ecuador.

MÁS VUELOS DE DEPORTACIÓN

   Precisamente, esta semana está previsto un nuevo vuelo de estas características con destino a Nigeria que, según la resolución judicial que han recibido al menos dos internos del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, en Madrid, partiría del aeropuerto de Barajas el viernes 5 de febrero. El Ministerio del Interior no informa de estas actividades pues considera que se trata de operativos policiales.

   Asimismo, otro interno del mismo CIE ha recibido notificación de que será embarcado en un vuelo macro con destino a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, que partirá en la noche de este martes, conforme la documentación a la que ha tenido acceso Europa Press.

   La red de organizaciones sociales que trabajan con los internos de este CIE han difundido además otra alerta ante un posible vuelo conjunto con FRONTEX en el que España va a embarcar a inmigrantes procecentes de Georgia para su deportación también esta semana, el jueves, a las tres de la tarde, conforme se ha notificado ya a uno de ellos.

   En la actualidad, el Ministerio del Interior mantiene abierto el proceso de licitación para adjudicar la realización de estos vuelos entre mayo de 2015 y mayo de 2016, por un importe de 11,9 millones de euros, de los que 6,9 millones de euros se emplearían hasta diciembre y 4,9 millones en los primeros cinco meses del año que viene.

Para leer más