Publicado 23/06/2021 14:32

El Gobierno trabaja ya con las CCAA en la Estrategia Nacional contra la soledad no deseada de los mayores

Archivo - Una mujer pasea a una anciana en silla de ruedas, en las inmediaciones de la residencia geriátrica de As Gándaras para visitar a un familiar
Archivo - Una mujer pasea a una anciana en silla de ruedas, en las inmediaciones de la residencia geriátrica de As Gándaras para visitar a un familiar - Carlos Castro - Europa Press - Archivo

Irá acompañada de una Estrategia Nacional de Desinstitucionalización para cambiar el modelo de cuidados de larga duración en España

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 trabaja ya con las comunidades autónomas en la futura Estrategia Nacional contra la soledad no deseada de las personas mayores.

Según ha indicado este miércoles el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, en el seminario 'Soledad, aislamiento social y salud: propuestas de intervención', organizado por Médicos del Mundo en colaboración con la Fundación 'la Caixa', el Ministerio tiene ya un borrador que ha sido remitido al Consejo Estatal de Personas Mayores y que ha sido trasladado a las comunidades autónomas.

Tal y como ha explicado, las comunidades están inmersas en el proceso de designación de los representantes que se encargarán de abordar el documento con el resto de administraciones públicas competentes.

"Necesitamos consenso en la Estrategia; sin consenso, difícilmente es posible construir nada", ha apelado el secretario de Estado, que ha recordado que aunque la competencia en temas de acción social, residencias y cuidados es autonómica, el Gobierno tiene la responsabilidad de "coordinar y garantizar la correcta prestación de los servicios en todo el territorio e impulsar cambios en el modelo de cuidados".

Además de esta Estrategia, la Secretaría de Estado de Derechos Sociales va a impulsar una estrategia paralela, la Estrategia Nacional de Desinstitucionalización, orientada a cambiar el modelo de cuidados de larga duración en España, con el fin de propiciar cuidados en el entorno domiciliario y familiar. "El modelo residencial hay que entenderlo como un último paso y un paso necesario cuando sea imprescindible", ha afirmado.

Según Álvarez, ambas estrategias pasar por "garantizar los derechos de las personas mayores de forma prioritaria, avanzando hacia un modelo más respetuoso con esos derechos".

LA SOLEDAD NO DESEADA: "LA EPIDEMIA DEL SIGLO XXI"

Durante su intervención, Álvarez ha puesto el foco en la importancia de aprobar políticas públicas encaminadas a atajar la soledad no deseada, un elemento que, en su opinión, "se está convirtiendo en la epidemia del siglo XXI".

Si bien, era un tema del que no se hablaba mucho antes de la pandemia, ésta la ha hecho "más evidente y más alarmante", según el secretario de Estado, que advierte de que se trata de una "situación estructural".

En este sentido, recuerda que son muchos los factores que en las sociedades modernas influyen en esta cuestión, como el envejecimiento de la población, la configuración de las familias o una vida cada vez más individualizada, y que la OMS lleva advirtiendo años del riesgo para la salud física y mental que tienen las personas que viven solas, en su mayoría, personas mayores. "Es un sentimiento muy complejo", reconoce.

Por todo ello, asegura que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha situado entre sus prioridades políticas la soledad no deseada. Según datos del INE, unas 5 millones de personas en España viven solas, de las cuales 2 millones son personas mayores de 65 años. De ellas, la gran mayoría (el 70%) son mujeres, es decir, casi 1,5 millones.

"En una década no seremos 5 millones, sino que seremos más de 6 millones los que vivamos solos", ha alertado Álvarez, que advierte, por tanto, de que no se trata de "un reto de futuro" sino de "una realidad actual".

El secretario de Estado apuesta por dotar a esta cuestión de un enfoque multidisciplinar, ya que no se trata de un "problema social o médico" sino de un "problema transversal". Además, aboga por abordar este tema con un enfoque de género y con una clara lucha contra el edadismo, ya que a quien afecta principalmente es a mujeres y a personas mayores.