Actualizado 29/11/2018 15:59 CET

Las personas LGTBI denunciaron 629 casos de delitos de odio en 2017

Metro valora asumir el coste del vinilo del arcoíris de la estación de Chueca
EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las entidades LGTBI registraron en 2017 un total de 629 denuncias por casos de delitos de odio e incidentes discriminatorios, más del doble que en 2016, pero calculan que serían muchos más porque hasta un 80 por ciento no se denuncian, según el Informe sobre delitos de odio e incidentes discriminatorios al colectivo LGTBI 2018, de la Federación Española de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB).

"La LGTBfobia sigue campando a sus anchas. Necesitamos con urgencia un marco legal que nos proteja", ha precisado la presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, refiriéndose a la Ley de Igualdad LGTB que se encuentra en el Congreso de los Diputados. "Exigimos a los grupos parlamentarios rapidez en su aprobación", ha reclamado este jueves 29 de noviembre durante la presentación del informe en la Secretaría de Estado de Igualdad.

El documento, que analiza 332 de los al menos 629 casos registrados, revela que el 73 por ciento de las víctimas eran hombres gais, el 21 por ciento, mujeres lesbianas, el 8 por ciento, transexuales y un 2 por ciento, bisexuales. Esto no significa, según ha explicado una de las autoras del estudio, Violeta Assiego, que haya menos agresiones hacia lesbianas, transexuales y bisexuales, sino a que quizá no se atreven a denunciar frente a los hombres gais que tienen un "reconocimiento" mayor en la sociedad.

En este sentido, el expresidente de la FELGTB, Jesús Generelo, ha precisado que el dato de 629 delitos de odio o incidentes discriminatorios "no es representativo de lo que está pasando" en España porque solo un 10 ó 15 por ciento de las víctimas de estos delitos de odio lo denuncian. "No denuncian porque aún hoy en España se sigue teniendo miedo a salir del armario, a mostrarse, a nombrarse y a cómo nos nombran", ha subrayado Uge Sangil.

4 DE CADA 10 AGRESORES, CONOCIDOS DE LA VÍCTIMA

Además, el estudio pone de relieve que en un 36 por ciento de los casos, los agresores eran conocidos de la víctima. En concreto, un 17 por ciento de los agresores son del entorno cercano a la víctima (compañeros de trabajo, de piso, de centro educativo, profesores o padres de compañeros), un 12 por ciento vecinos y un 7 por ciento del entorno familiar.

Este tipo de violencias cotidianas en entornos tan cercanos a la privacidad tienen como consecuencia, según precisan los autores del informe, la "ocultación más radical" de la persona LGTBI incluso en entornos amigables o supuestamente seguros. "Estos delitos están extendidos en todas las capas de la sociedad y lo que es peor, están normalizados", ha denunciado Jesús Generelo.

Atendiendo al tipo de agresión, el 56 por ciento de los casos fueron denuncias por acoso e intimidación; un 12 por ciento, por agresión física, y un 10 por ciento por acoso a través de Internet. También hay un 7 por ciento de casos de daños a la propiedad, denegación de servicios comerciales, denegación de atención médica o denegación de un puesto de trabajo. El estudio señala que quienes más denuncian estos casos son los jóvenes de 18 a 35 años.

Por comunidades autónomas, la mayor parte de los casos se produjeron en Cataluña (130), la Comunidad de Madrid (73), la Comunidad Valenciana (34), Andalucía (25), Castilla y León (12) y Canarias (11). También se observan diferencias según el tamaño de la población. Así, los autores han constatado que la mayor parte de las agresiones denunciadas, un total de 229, se contabilizan en las grandes ciudades, mientras que donde menos denuncias se registran es en el ámbito rural, con apenas once.

Si bien, Violeta Assiego ha invitado a preguntarse si esta falta de denuncias en los pueblos se debe a que no hay casos o a que existe una "actitud predominante" en estas zonas que provoca que las personas LGTB no se atrevan a denunciar.

FORMACIÓN CONTRA EL BULLYING HOMOFÓBICO

Por su parte, el director general para la Igualdad de Trato y no discriminación, Ignacio Sola, ha expresado un sentimiento de "rabia" por los 629 casos de delitos de odio y discriminaciones en España, una realidad que resulta "insoportable". "Los delitos de odio son una de las cuestiones más empobrecedoras de la sociedad", ha precisado.

Entre las propuestas para erradicar estas agresiones, ha propuesto una formación obligatoria para los profesores para prevenir el "bullying homofóbico y transfóbico". Asimismo, ha apostado por poner en el centro las políticas públicas de igualdad de trato, aprobar una ley "efectiva que perdure en el tiempo", facilitar las condiciones adecuadas para las víctimas que denuncian, promover la formación y la sensibilización.

Para leer más