Save The Children advierte de los discursos que "criminalizan" a menores migrantes

Actualizado 21/03/2019 15:03:47 CET
Save the Children advierte de los discursos que "criminalizan a menores migrante
PEDRO ARMESTRE / PEDRO ARMESTRE

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Save the Children ha expresado, con motivo del Día Internacional contra el Racismo, su preocupación por el auge de los discursos que criminalizan a los niños migrantes que han llegado solos a España (MENAS).

"Los menores no acompañados sufren el desarraigo de encontrarse en un país extranjero siendo niños y sin contar con la protección de ningún familiar adulto", ha expresado la organización que ha recordado que, en el caso de España, son mayoritariamente adolescentes de origen marroquí y de otros países africanos.

Según Save the Children, en muchas ocasiones, estos menores son víctimas del racismo y la xenofobia "por una parte de la sociedad que les ve como delincuentes en lugar de lo que son: niños y niñas vulnerables que han de ser protegidos", ha explicado Andrés Conde, director general de Save the Children.

Por ello, la organización ha pedido a todas las administraciones responsables de tutelar a los menores migrantes en España una mejor coordinación para paliar la desprotección social que acaba contribuyendo a "la criminalización de la infancia migrante, al aumento del odio" y episodios violentos como los ocurridos contra un centro de acogida de Castelldefels.

El perfil de los niños, niñas y adolescentes no acompañados es de especial vulnerabilidad y tienen necesidades específicas en cuanto al acceso a la documentación, el aprendizaje del idioma o la regularización administrativa. Por ello, Save the Children ha recordado que la responsabilidad de su inclusión social no es solo de los sistemas de protección de las comunidades autónomas, sino del resto de actores implicados y de los recursos existentes.

La ONG entiende que debería existir una fórmula de obligado cumplimiento para el reparto entre las comunidades autónomas de los menores no acompañados con "el fin de que se asegure que ninguna circunstancia pueda exponerles a riesgo o desprotección".

En su opinión, dicha fórmula debería establecer criterios para el traslado de estos niños "dando prioridad a su interés superior, así como estándares mínimos de calidad que garanticen las adecuadas condiciones de alojamiento y acceso a servicios básicos". De esta manera, se "evitaría la saturación de los recursos de las comunidades y ciudades autónomas de entrada al país que generan deficiencias en la protección de estos menores".

La organización también pide que, aunque sean las comunidades autónomas las que tienen las competencias en materia de acogida y protección de los niños migrantes, "es el Estado quien ha ratificado obligaciones y convenios europeos e internacionales en materia de protección de la infancia, por lo que debería velar por su cumplimiento".