Casi 117.000 nuevos contratos de personas con discapacidad en 2018, un 6% más que el año anterior

Actualizado 16/01/2019 14:22:32 CET
Trabajador De Un Centro Especial De Empleo
EUROPA PRESS/FEAPS - Archivo

   MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

   2018 ha finalizado con un nuevo récord de contratos a trabajadores con discapacidad, hasta los 116.873, un 6% más que el año anterior. Sin embargo, son exiguos en el ámbito de la empresa ordinaria, ya que siete de cada diez han tenido lugar en los Centros Especiales de Empleo, pese a que la ley establece que sean un trampolín para acceder a la empresa privada.

   Son datos del Ministerio de Empleo que recopila la Fundación Adecco, que celebra estos datos porque reflejan una mayor participación de las personas con discapacidad en la esfera laboral y "rompe estigmas tan arraigados como la inactividad y la dependencia".

   No obstante, advierte de que aunque se ha producido un "avance en la contratación" en la última década (55.714 contratos en 2008, la mitad que en 2018), los datos del Servicio Público de Empleo revelan también de que este incremento ha tenido lugar, fundamentalmente, en los Centros Especiales de Empleo, formados por un 70% de trabajadores con discapacidad, como mínimo, y diseñados para las personas con discapacidad que, en ese momento, no pueden ejercer una actividad profesional en el mercado ordinario.

   Fundación Adecco, apunta que la legislación establece que los Centros Especiales de Empleo (CEE) han de constituir, siempre que sea posible, un "trampolín" hacia la empresa ordinaria, aquella en la que la persona con discapacidad desempeña un puesto de trabajo en un entorno convencional.

   Sin embargo, subraya que, a día de hoy, esta modalidad "se está convirtiendo en un fin, en lugar de constituir un medio". De hecho, un 71% de los contratos firmados por personas con discapacidad tienen lugar en el ámbito protegido.

   Los datos oficiales revelan también que si bien la contratación de personas con discapacidad se ha incrementado un 98% durante la última década, el peso de los contratos a personas con discapacidad en el ámbito protegido ha pasado del 53% al 71%, mientras que en la empresa ordinaria la proporción ha descendido del 47% al 29% en la última década.