Publicado 03/05/2021 11:32CET

3 de Mayo, Día de la Convención de la ONU para las personas con discapacidad ¿Cuáles son sus reivindicaciones?

Archivo - Una mujer en silla de ruedas preparada para usar un ascensor
Archivo - Una mujer en silla de ruedas preparada para usar un ascensor - COCEMFE - Archivo

   MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

   Organizaciones que representan a las personas con discapacidad en España han reivindicado una vivienda asequible, accesibilidad universal y un nuevo baremo de valoración de la discapacidad, con motivo del Día Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, que se celebra este lunes 3 de mayo.

   Así, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) exige el derecho de las personas con discapacidad a una vivienda "accesible, asequible e inclusiva como elemento esencial para una vida independiente y participativa".

   Esta es la principal reivindicación que la plataforma de la discapacidad resalta en su manifiesto con motivo de la celebración del Día Nacional de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que se celebra cada 3 de mayo desde que fuera establecido oficialmente por el Consejo de Ministros en 2019 a propuesta del propio CERMI.

   Según remarca en el texto, "toda persona tiene derecho a vivir en su domicilio con el soporte que precisa y perteneciendo y participando de su comunidad".

   De esta manera, el CERMI considera necesario llevar a cabo dos medidas "de calado": la aprobación de una Ley General de Garantía del Derecho Social a la Vivienda, así como el aumento del parque público de vivienda, dedicando al menos el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) a asegurar esta finalidad.

NINGUNA PERSONA AISLADA EN SU CASA

   Además, hace especial hincapié en la accesibilidad universal y exige que se adapte el parque construido para garantizar que "ninguna persona quede aislada en su vivienda, recluida por ausencia de condiciones de accesibilidad y diseño universales".

   En relación a esto, desde el CERMI piden que se resuelvan "con urgencia" algunas demandas, entre las que se encuentra la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal para que las obras y actuaciones de accesibilidad sean obligatorias para la comunidad de propietarios cuando vengan solicitadas por vecinos con discapacidad o mayores de 70 años, con independencia de su coste.

   También exigen que se impulsen reformas para que el Registro de la Propiedad recoja datos sobre las condiciones de accesibilidad de los inmuebles, edificios y viviendas, con el objetivo de que los potenciales adquirentes puedan conocer de antemano esta información.

UN BAREMO "OBSOLETO" DE HACE 20 AÑOS

   Por su parte, la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) y su movimiento asociativo reclaman a las administraciones la puesta en marcha "con urgencia" del nuevo baremo de valoración del grado de discapacidad, que lleva más de 20 años sin renovarse.

   "No podemos esperar más", afirma el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, tras el anuncio por parte del IMSERSO esta semana de que el nuevo baremo se aprobará de forma definitiva en el año 2022. Según Queiruga, "es necesario y urgente que se agilicen todos los trámites para que se ponga en marcha lo antes posible".

    El nuevo baremo lleva desde 2017 consensuado entre organizaciones, como COCEMFE, con el Gobierno y las comunidades autónomas, e incorpora mejoras para el reconocimiento de situaciones vinculadas a la discapacidad orgánica, como la fatiga o el dolor, enfermedades reumatológicas o enfermedades que cursan con brote.

   El baremo del grado de discapacidad es la herramienta que 'mide' las dificultades que tiene una persona con una determinada enfermedad o condición para desenvolverse en la sociedad en igualdad de condiciones y le permite la entrada al sistema de derechos establecidos en España gracias a la obtención del certificado de discapacidad.

   COCEMFE considera que el actual baremo se ha quedado "obsoleto" y que los criterios que utiliza para valorar la discapacidad se han quedado "desfasados", ya que "hay situaciones y condiciones que no están siendo reconocidas y que afectan sobre todo a la discapacidad orgánica".

   Según advierte la confederación, no obtener el certificado de discapacidad se traduce en "falta de adaptación curricular en la educación, dificultades de acceso y mantenimiento del empleo, no poder acceder a plazas específicas para personas con discapacidad en las oposiciones, dificultades para acceder a ciertas prestaciones económicas, pérdida de amistades y la aparición de otro tipo de patologías".

   Asimismo, avisa de que el actual baremo no se adapta a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas puesto que "su enfoque gira en torno al modelo médico-rehabilitador de la discapacidad". El nuevo baremo, por su parte, supondría su adaptación a un modelo de derechos humanos, según explica.

Contador

Para leer más