Personas con discapacidad intelectual lanzan un mensaje: "No me hagas invisible"

Cartel de la campaña de Afanias 'No me hagas invisible'
AFANIAS
Publicado 08/08/2018 14:00:52CET

   MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La asociación Afanias, impulsada por familiares de personas con discapacidad intelectual, ha lanzado una campaña en verano bajo el lema 'No me hagas invisible' con la que envía un mensaje a la sociedad española para que trate con "normalidad" a las personas con discapacidad intelectual y se acerque a hablar con ellas.

   La campaña vuelve un verano más para "sensibilizar" a la ciudadanía a través de carteles en las marquesinas de kioskos de algunas calles de Madrid: Calle Orense 2, Pintor Rosales 66, Santa Engracia 26, Bravo Murillo 38, Conde Duque o Ibiza 48. También se

   La imagen principal muestra a una persona invisible, de la cual solo se puede ver la ropa veraniega, unas zapatillas, un pantalón corto, una camiseta de tirantes y un sombrero.

   "Es muy importante cómo ve la gente la discapacidad intelectual, nosotros pensamos que tienen una serie de capacidades y también de limitaciones pero es importante que las personas con las que interactúan no generen más barreras, que no les hagan invisibles", ha explicado a Europa Press el director de Comunicación de Afanias, Joaquín Castillo.

   Asimismo, en el cartel se pueden observar ocho de los símbolos más frecuentes en las etiquetas de las prendas de ropa (no utilizar secadora, no planchar o lavar máximo 30 grados) pero con unos lemas diferentes: Háblame con normalidad, no me trates con compasión, dime las cosas de manera sencilla, estoy preparado para trabajar, soy una persona como tú o acércate a hablar conmigo.

   "Es una llamada de acercamiento y normalización. Apostar por la inclusión y la normalización, que se pueda dar este tipo de relación con las personas con discapacidad intelectual", señala Castillo.

   La campaña, que pretende provocar una reflexión en la sociedad sobre cómo tratar a las personas con discapacidad intelectual, lleva realizándose varios años y también cuenta con una versión de invierno en la que la persona invisible aparece vestida con ropa de abrigo como un gorro de lana.