El presidente del Congreso visita un colegio de la ONCE

Actualizado 17/12/2013 21:24:40 CET

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, ha visitado este lunes el Centro de Recursos Educativos de la ONCE (CRE), situado en el madrileño barrio de Moratalaz, desde donde se presta apoyo a más de 2.500 niños y niñas ciegos, de los cuales el 99 por ciento se encuentra escolarizado en centros ordinarios.

   Posada ha estado acompañado por el presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, la directora general adjunta de Servicios Sociales para Afiliados, Patricia Sanz, y la directora del CRE, Carmen Bayarri.

   Antes de realizar la visita guiada por las instalaciones del centro, Jesús Posada ha mantenido una reunión de trabajo con los responsables de ONCE en materia de servicios sociales y educación, para conocer de primera mano el funcionamiento del modelo educativo de la Organización, que permite la inclusión en las aulas de más de 7.600 niños y jóvenes ciegos repartidos por toda la geografía estatal.

   Posteriormente, la comitiva ha realizado un recorrido por las diferentes estancias del colegio. Jesús Posada ha visitado la zona de residencia de los estudiantes; el aula de educación temprana donde los psicólogos trabajan con bebés ciegos y sus familiares; las aulas de educación de alumnado con sordoceguera; y las aulas de Primaria.

   El CRE de la ONCE en Madrid es el centro educativo de referencia para unos 2.500 estudiantes con discapacidad visual de las comunidades autónomas de Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias, Navarra y País Vasco. El centro alberga un área de residencia para unos 130 niños; el Centro Escolar Específico (para enseñanzas de Primaria, Secundaria y Formación Profesional); una zona de polideportivo; y las zonas comunes de recreo y comedor.

   Junto al CRE de Madrid, la ONCE tiene otros cuatro centros más en España desde los que trabajan los Equipos Específicos de Atención Educativa al alumnado con ceguera o deficiencia visual, dando cobertura educativa, en la actualidad, a más de 7.600 estudiantes.

   Para cada alumno con discapacidad visual se elabora un Plan Individualizado de Atención, según sus necesidades, y se le asigna un maestro o maestra itinerante encargado, entre otras funciones, de asesorar al centro y al profesorado de aula, asesorar y orientar a las familias y realizar un trabajo directo con el alumno.

   Para conseguir la inclusión académica y social el alumno debe aprender igual que los demás a relacionarse, a ser autónomo, a utilizar técnicas para orientarse y desplazarse, a conocer y asumir su patología visual, sus limitaciones y sus capacidades, además de aprender los contenidos establecidos en el currículo ordinario.

   La atención va dirigida a todas las etapas educativas, desde la atención temprana y educación infantil, a las enseñanzas obligatorias --Primaria y Secundaria--, enseñanzas postobligatorias y estudios universitarios, educación de personas adultas y atención a alumnos escolarizados en centros de educación especial.